Warning: array_shift() expects parameter 1 to be array, boolean given in /htdocs/public/www/config/ecran_securite.php on line 283 Géminis Papeles de Salud - Esta tarde, en Barcelona, conferencia: "Vacunas: ¿Quién oculta la verdad y quién la busca?"

Número aproximado de visitas a este artículo: 197

Boletín Plural 21, 10 junio 2015

Esta tarde, en Barcelona, conferencia: "Vacunas: ¿Quién oculta la verdad y quién la busca?"

"Vacunas: no todas son iguales", No Gracias, 10 junio 2015

Hoy viernes 12 de junio, a las 19.30 horas (se ruega puntualidad), en la sede de Plural-21 [1] y como actividad gratuita, conferencia “Vacunas: ¿Quién oculta la verdad y quién la busca?”, a cargo de Lluís Botinas, investigador independiente y presidente de Plural-21, autor del libro Desmontar el Sida [2], y Antonio Tagliati, investigador independiente y responsable del área cáncer de Plural-21 [3], [4] y [5].

Esta tarde, en Barcelona, conferencia: "Vacunas: ¿Quién oculta la verdad y quién la busca?"

¿Son la buena salud y la mayor esperanza y mejor calidad de vida de los niños y de la población en general los objetivos que presiden la actuación de autoridades sanitarias, investigadores, médicos, farmacéuticas, etc.? Si realmente lo son, parece que debería tenerse en cuenta todo lo que a ellos pueda contribuir, y tener acceso a la verdad de lo que ocurre.

Las vacunas son una categoría especial y única de fármacos. En efecto, (casi siempre) se administran a personas sanas con el objetivo de prevenir una enfermedad a la que en muchas ocasiones no estarán ni siquiera expuestas. Además, la inmensa mayoría de estas personas son bebés y adolescentes. Esto debería implicar una seguridad muchísimo mayor de la necesaria con cualquier otro fármaco. ¿Se está cumpliendo este requisito imprescindible?

El contexto de la actual campaña pro-vacunas y anti-críticos-a las-vacunas (que no anti-vacunas, como se presenta intencionadamente, ya que la mayoría critican no las vacunas en su totalidad sino o el abuso de las vacunas o alguna de ellas) [6] incluye:

1) aumento social de las dudas sobre la medicina oficial;

2) enorme reducción del mercado de los antibióticos pero ampliación (¿sin límites?) del de las vacunas;

3) crecientes denuncias de la “vacuna del papiloma virus”;

4) cuestionamiento del “origen gérmico de las enfermedades” (Louis Pasteur, 1822-1895); 5) ¿Más que sea significativo?

Si los beneficios de las vacunas para la salud de los niños, para la esperanza y la calidad de vida de la población, y para el conjunto de la humanidad, fuesen tan “evidentes” y estuviesen tan “científicamente demostrados” como oficialmente se aparenta y se quiere hacer creer a la población espantándola, ¿por qué…

… se trata tan diferentemente los casos aparentemente favorables a las vacunas (como el de Olot) y los testimonios que muestran los graves peligros que tienen las vacunas? (ver, por ejemplo, Asociación de afectados por vacunas).

… se silencia sistemáticamente los daños que causan las vacunaciones?

… se pone todo tipo de trabas a que los padres puedan denunciar los daños que han sufrido sus hijos tras ser vacunados?

… no se abre el debate que piden los críticos contrastando en profundidad argumentos a favor y en contra?

… se ridiculiza, margina, silencia, reprime, …, a los científicos, médicos, padres, … que cuestionan las vacunas?

… se descalifica y estigmatiza a los presentados como “antivacunas” y se presenta como ángeles de la guarda a los pro?

… no se proporciona a los padres la información contradictoria necesaria para que puedan dar su consentimiento informado?

… nunca se ha animado ni anima a los padres y médicos a notificar inmediatamente de cualquier incidente adverso que ocurra tras la administración de una vacuna? (cosa que sí se hace, por ejemplo, en los USA)

… no se hace público cuál es el organismo que recoge los efectos secundarios de las vacunas (¿o es que acaso no tienen nunca, cosa que saben y reconocen con boca pequeña los pro-vacunas … aunque actúan como si no los tuviesen)?

… no se indica a dónde dirigirse para pedir indemnizaciones por los daños ocurridos? (sí se hace en USA)

… etc.

Elementos del argumentario clásico para cuestionar las vacunas: estadísticas ya estaban en descenso por otros factores (sociales, económicos, nutritivo, …) antes de administrar las vacunas; daños por adyuvantes, por cómo y por dónde se fabrican las vacunas; el terreno es lo decisivo (desde Antoine Béchamp, 1816-1908, … por lo menos); etc,

Argumentario reciente: Dr. Heinrich Kremer (¿cuándo empieza el bebé a formar sus propios anticuerpos?; las vacunas causan desequilibrio inmunitario con aumento de linfocitos Th-2 y disminución de los Th-1; …); Dr. Andrew Moulden, e.p.d. (toda vacuna causa isquemia y derrames microvasculares); Dr. Ryke Geerd Hamer (papel beneficioso de los microbios; origen bio-lógico de los programas biológicos llamados “enfermedades”); los disfuncionamientos provocados por agresiones no pueden arreglarse con vacunas; pleomorfismo, biones, simbiontes, …; aparente ausencia de estudios a doble ciego; falta de estudios de seguimiento de los niños no-vacunados (seguimiento que debería ser riguroso, claro). ¿Más?

Finalmente nos aproximaremos en particular a la difteria, al sorprendente y significativo fenómeno del re-diagnóstico de difteria, a la vacuna de la difteria, al caso de difteria en el niño de Olot, a los niños de su entorno que tienen la bacteria de la difteria pero que se mantienen asintomáticos “gracias a estar vacunados” (por cierto, ¿cómo se diagnostica actualmente que alguien que está sano tiene la bacteria de la difteria?) y a la actual campaña en marcha que parece estar incondicionalmente a favor de todas las vacunas habidas y por haber. De todas formas, veremos que lo más probable es que no se declare ninguna vacuna legalmente obligatoria, aunque sí se fortalecerá con grandes dosis de miedo la apariencia de que lo son … prolongando y reforzando así la situación actual.

La conferencia tiene como objetivo disponer de una perspectiva más amplia y de más elementos para aproximarnos a la verdad de lo que ha ocurrido y de lo que está ocurriendo, así como recopilar más recursos al servicio de los objetivos arriba señalados.

(12 de junio de 2015)

________________________________________
Notas

[1Plural-21: Asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo.

Cartagena 230, 5º 1ª, tocando c/Mallorca

93 450 1300 – info@plural-21.org – www.plural-21.org

Metro: L2 Encants, L5 Sagrada Familia.

Bus: H8 (antes: 15), 19, 33, 34, 35, H10 (antes: 43, 44), 50, 51, 62, 92, B20, B24.

[2Sinopsis del libro Desmontar el SIDA, documentos y enlaces relacionados
Editorial CAUAC

Sinopsis

Desmontar el SIDA. El SIDA no es una enfermedad a tratar -tampoco alternativamente- sino un engranaje made in USA a desmantelar (2011, Editorial Nativa CAUAC, Murcia). Este libro es una compilación de 32 documentos (3 editoriales, 9 columnas y 20 capítulos) publicados en 1997 por Lluís Botinas i Montell en el periódico Diario 16 con intención de impulsar un debate, que no llegó a producirse, sobre la auténtica naturaleza del sida. El libro incluye también una introducción actualizadora de 30 páginas, en la que el autor aclara todos los datos que han podido quedar desfasados, así como las novedades más significativas acontecidas a lo largo de los casi 15 años transcurridos desde entonces. Con todo, cerca del 95% del contenido de los artículos de Diario 16 continúa en plena vigencia.

Esta obra nos desafía con un impactante mensaje: La versión oficial del sida como una enfermedad nueva causada por el virus VIH, carece de base científica. El sida real es un engranaje generado por la irresponsable y criminal actividad de la industria farmacéutica mundial y los CDC (Centers for Disease Control, Atlanta, Georgia). El análisis de este planteamiento nos obliga a revisar todo lo que creemos saber ¿Qué significa dar positivo en un test? ¿De qué mueren en realidad los etiquetados como “enfermos de sida”? ¿Cuál es la naturaleza y el efecto de los fármacos que se les suministra? ¿Qué es lo que está ocurriendo en África? ¿Cómo comenzó todo y cómo se llegó a esta situación?

Todos y cada uno de estos interrogantes traen consigo un efecto de olla a presión, destapando un mundo al revés en el que el sistema sanitario es el peor problema que afronta la salud pública, los medios de información constituyen la principal distorsión de nuestra comunicación social, y las autoridades académicas y centros educativos representan uno de los más graves obstáculos al desarrollo del conocimiento. Por ello las claves y referencias documentales que nos ofrece Lluís Botinas invitan y abren la puerta a una profunda investigación personal que sólo el lector puede, según su consciencia, completar. Está en su mano ahondar y cotejar por sí mismo la información en un proceso tras el que, quizás, no vuelva a ver el mundo nunca más con los mismos ojos.

Descargar el libro

Plural-21

.

[3Antonio Tagliati Colabora con Plural 21 desde 1994. Hace estudios comparados sobre el cancer, sobre todo para definir los falsos diagnósticos que son el 80% de los casos. Confrontación de opiniones distintas que nos lleva a ver de manera dinámica el proceso de la vida.

"La lógica del proceso del Cancer" Un proceso automáticamente reversible cuando cesan sus causas ya conocidas por la ciencia oficial y la no oficial. El cuerpo se forma de una misma célula de la cual se desarrollan todos los órganos cada uno con su función. Tenemos solamente una fuerza de crecimiento celular que es la fuerza fetal y sólo una fuerza de eliminación que es la apoptosis. Si la función que hace un órgano es demasiado estimulada, el órgano se modifica para cumplir el requerimiento de la persona. Si este proceso no es interrumpido, la alteración prosigue hasta un desarreglo que ya no es normal y que lleva a la enfermedad y en última instancia a la muerte. En el momento que se vuelve al equilibrio normal (cada noche el cuerpo produce un billon de células nuevas y elimina un billon de células viejas) con la única fuerza de eliminación de celulas que tenemos el órgano vuelve a su tamaño y función normal.

Ciencia y Espíritu.

[4El peligroso mundo del diagnostico del cancer - Antonio Tagliati

Publicado 07-02-2014. Un diagnóstico de cáncer provoca mucho miedo ya que se ha hecho que se le entienda como un proceso maligno presentado como irreversible si no es atacado violentamente con quimio y radioterapia. Sin embargo, aproximadamente el 80% (¡ochenta por ciento!) de los diagnósticos de cáncer son falsos. Y además, desde 1931 y gracias al Premio Nobel Otto Warburg, se sabe que el cáncer es un proceso de reacción de las células a una falta de aporte energético, o sea que es un proceso lógico, reversible y que depende del aporte energético. Y esto lleva a considerar al conjunto de la persona comprendiéndola en su equilibrio homeostático del cuerpo entero. La enorme diferencia entre estas dos visiones nos empuja a querer entender la complejidad-y-sencillez del proceso vital, cosa que haremos descubriendo los trabajos de tres genios de la biología: el Dr. Heinrich Kremer, el Dr. Wilhelm Reich y el Dr. Geerd Ryke Hamer.

[5Nueva Medicina - Leyes Biológicas

Videos de Antonio Tagliati

Salud y enfermedad.

Fundamentos de la medicina del Dr. Hamer, y del Dr. Kremer.

1ra Parte.

Jornada sobre los fundamentos de la medicina del dr Hamer, y del dr Kremer, celebrada en la Escola de Salut Can Riereta, el 15 de marzo de 2009. Antonio Tagliati (investigador independiente) expone durante 6 horas la visión y conclusiones a las que llegó Hamer, y cómo podemos estar sanos haciendo prevención, conociendo el sistema que somos, la vida celular, y energética de nuestras vidas y de nuestro entorno. Pueden ver la síntesis de toda la jornada ¡¡¡Muy interesante!!!

[6Vacunas: no todas son iguales

10 de junio de 2015

Un niño de seis años de Olot ha sido ingresado en la unidad de cuidados intensivos de Vall d’Hebron con difteria. La última vez que el estado español registró un caso de este tipo fue en 1987. El niño no había sido vacunado. La práctica erradicación de la difteria dificultaba además la búsqueda de una terapia, por lo que el Gobierno tuvo que pedir ayuda diplomática a Rusia para contar con suficiente antitoxina diftérica con la que tratar al pequeño. Este caso ha avivado la polémica sobre las vacunas. Este editorial de la web nogracias realiza una valoración del papel de las vacunas en la actualización de enfermedades bien controladas, del papel de la exclusión social y de la actitud de las familias que dudan sobre su valor o están en contra de las vacunas. En este sentido, hay que recordar el resurgimiento de la poliomielitis en Siria en 2013, el cual mostró cómo una crisis en el sistema de salud pública puede conducir a la reaparición de enfermedades previamente bien controladas (Stone-Brown, K. Syria: a healthcare system on the brink of collapse. BMJ. 2013; 347: f7375).

Las vacunas son medicamentos contra las enfermedades infecciosas con más de doscientos años de antigüedad, y algunas han logrado un inmenso impacto en salud. Por ello, hay un grupo llamadas vacunas sistémicas que son recomendables universalmente. Incluyen las vacunas contra la poliomielitis, difteria, sarampión, rubeola, parotiditis, tosferina y tétanos (1).

Existen otras vacunas recomendables en situaciones específicas; por ejemplo, contra la rabia, el rotavirus, la meningitis, el neumococo, la fiebre amarilla, la fiebre Q, el cólera, la tuberculosis y otras.

Hay vacunas en desarrollo, muy necesarias, pero que hasta ahora no han logrado su comercialización pese a sus futuras ventajas; por ejemplo, la del paludismo y la del dengue.

Hay otras vacunas en las que existen pruebas que desaconsejan su uso en general, como las utilizadas contra la gripe y contra el virus del papiloma humano. Son vacunas que provocan más daños que beneficios y que sólo se justifican por el interés comercial de sus promotores (industrias, expertos y algunas “sociedades científicas”).

Algunas vacunas, como la del sarampión o la tosferina, producen inmunidad de grupo, de forma que los individuos vacunados forman una barrera que defiende a los que no se pueden vacunar o no tienen “defensas” (pacientes inmunodeprimidos, bebés en sus primeros días y otros). Algunas vacunas no tienen tal efecto –como la del tétanos o la de la rabia– pues sólo protegen a quien se vacuna.

Como todos los medicamentos, las vacunas tienen problemas tanto en salud pública (poblaciones) como en clínica (individuos). Así, por ejemplo, la vacuna de la fiebre amarilla puede ser obligatoria en determinadas áreas geográficas, por el beneficio a la población, pese a que algunos individuos puedan morir tras su vacunación, especialmente si son ancianos.

Las vacunas sistémicas también tienen problemas, como es de esperar, pues no hay medicamentos perfectos. De hecho, ninguna vacuna puede emplearse en la confianza de lograr un 100% de eficacia ya que siempre hay fallos vacunales, por motivos varios. Por ejemplo, ha sido y es un problema la baja calidad de algunos lotes de vacuna contra la parotiditis, con los consecuentes brotes epidémicos al cabo de años.

Además, en muchos casos, decaen con el tiempo los anticuerpos (las defensas) que producen las vacunas. Por ejemplo, el tiempo medio de decaimiento de los anticuerpos es de 19 años para la vacuna de la difteria. La vacuna contra la difteria es, pues, una vacuna necesaria pero deficiente. Lo esperable es que con el paso del tiempo resurja la difteria al disminuir la inmunidad de los vacunados. Por ello se revacuna contra la difteria. El problema es que en el mercado solo existe, para adultos, la vacuna contra la difteria, la tosferina y el tétanos (triple) o contra la difteria y tétanos (doble), de forma que la revacunación ha de ser múltiple, por la forma de presentación comercial (justificada quizá en el calendario infantil pero sin sentido para adultos).

En otro ejemplo, la vacuna contra la poliomielitis, necesaria, está creando un grave problema de salud pública cuya evolución resulta imprevisible al haberse introducido en la naturaleza virus de la poliomielitis reactivados violentos (virus tipo 2 reactivados a partir de la vacuna oral) (2), (3).

Lo normal es la complejidad vacunal pues las vacunas son productos complejos y las infecciones tienen mucho que ver con la conducta humana, la calidad de las vacunas, los calendarios de vacunación y la propia evolución de los gérmenes, lo que llamamos interacción infección-vacuna. Por ejemplo, en el resurgir de la tosferina intervienen muchos factores, como la menor inmunidad de la vacuna actual (beneficiosa porque provoca menores daños locales) y los cambios adaptativos de la bacteria (con cepas que “resisten” los anticuerpos generados por la vacuna).

Además, conviene tener en cuenta aspectos prácticos tan importantes en países en desarrollo como la necesidad de inyectar muchas vacunas (sería mejor el uso de otras vías menos agresivas), el mantener la cadena del frío de otras y el precio exorbitante de algunas necesarias en países en desarrollo (el precio del “paquete básico” se ha multiplicado por 68 entre 2001 y 2015 (4)).

Todo ello va en contra del uso universal de las vacunas sistémicas. También dificulta el acceso universal a las vacunas sistémicas la organización defectuosa de la atención sanitaria, que de facto niega las vacunas a los pobres y marginados (los que más las precisan). Es buen ejemplo el caso de sarampión en Sevilla, con unos 1.800 afectados en poblaciones de gitanos, inmigrantes pobres y otros marginados (frente a los 50 casos en Granada de un grupo de “antivacunas” en 2010, que provocó gran escándalo social y la intervención judicial).

Además, las vacunas tienen efectos adversos, como todos los medicamentos. Las vacunas sistémicas compensan por sus beneficios, pero los ciudadanos tienen derecho a conocer dichos efectos adversos, especialmente si son graves. Así, la vacuna contra el sarampión provoca una encefalitis por millón de dosis pero compensa, pues el propio sarampión produce una encefalitis por mil casos. En estos pacientes, con daños graves, debería existir un sistema de compensación como existen en Alemania y Francia (y otros muchos países) desde los años sesenta del pasado siglo (5).

En este contexto complejo, es entendible que pueda surgir lo que técnicamente se llama “duda vacunal” (vaccine hesitancy), que defienden grupos como la Liga por la Libertad de Vacunación y a otros individuos y familias. Este es un problema internacional –importante en calidad pero irrelevante en cantidad– al que ha dedicado recientemente un número íntegro la revista PLOS-Medicine, con la cooperación del European Centre for Disease Prevention and Control (6).

Es hipócrita que la sociedad responda con posicionamientos extremistas (como las propuestas de persecución penal o de leyes que fuercen la vacunación) ante los ciudadanos que dudan de las vacunas, no se vacunan, o no vacunan a sus hijos, ya que la respuesta no es igual de virulenta cuando la falta de vacunación es debida a las desigualdades sociales y la pobreza.

Es peligroso permitir que la ciencia, cuyas conclusiones son siempre provisionales, sea un instrumento para imponer actuaciones que puedan ir contra la libertad de conciencia o determinadas creencias.

Es irracional afirmar que los científicos, académicos y profesionales que persiguen más transparencia con los efectos secundarios de las vacunas o son críticos con algunas vacunas, están contra la salud pública. Muchas respuestas sobreactuadas “a favor de todas las vacunas” son las típicas de la ganancia de pescadores en río revuelto; es decir, están dirigidas no por una preocupación genuina por la salud pública sino por intereses comerciales y de poder corporativo profesional.

Lo que conviene es una actitud que no desacredite las vacunas sistémicas pero que facilite el debate científico tanto sobre las vacunas necesarias como sobre las no necesarias. Por todo lo señalado, NoGracias promueve:

1. El uso universal de las vacunas sistémicas pero sin ocultación de sus potenciales efectos adversos. La transparencia y el debate científico sosegado son las principales herramientas para convencer a los que tienen dudas sobre los efectos beneficiosos de las vacunas de utilización universal. También, se precisa un sistema público de compensación de daños que evite el calvario judicial de las personas dañadas por los efectos de las vacunas.

2. El rechazo de las vacunas cuyos potenciales beneficios no superen sus riesgos, como la vacuna contra el virus del papiloma humano (7) o contra la gripe.

3. La respuesta racional, solidaria y ética, por parte de la sociedad y los profesionales frente a los pocos casos de familias con “duda vacunal”, de forma que sea compatible el respeto a la libertad de conciencia con la promoción de la mejor ciencia.

5/06/2015

- Referencias en el texto:

"Un niño de Olot no vacunado, primer caso de difteria en España desde 1987", Jessica Mouzo Quintáns y Elena G. Sevillano, El País, Barcelona / Madrid 02-06-2015

"El sarampión en España surge más de la exclusión que del rechazo a vacunar", Javier Salas, El País, 04-02-2015

"La moda que disparó el sarampión", Antía Castedo, El País, Girona, 06-06-2011"

"Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children", A.J. Wakefield and others, The Lancet, Volume 351 Nº 9103, 28-02-1998 - Retracted

"The Lancet retracts Andrew Wakefield article", Science-Based Medicine, Steven Novella, February 3 2010

"The MMR vaccine and autism: Sensation, refutation, retraction, and fraud", T.S. Sathyanarayana Rao and Chittaranjan Andrade, Indian J Psychiatry v.53(2); Apr-Jun 2011

"Análisis de un brote de sarampión en una barriada de la provincia de Sevilla, España", Antonio Luna Sánchez, Luis Miguel Rodríguez Benjumeda y Paula Cristina Ortega Sánchez, Rev. Esp. Salud Publica vol.87 no.3 Madrid mayo-jun. 2013

"Tu vacuna también es por mí. Un juez de Granada obliga a los padres de un centro a vacunar a sus hijos para frenar un brote de sarampión - El derecho a la salud prima sobre la libertad individual", Reyes Rincón y María R. Sahuquillo, El País, 26-11-2010

Bibliografía

(1) Eficacia, efectividad y seguridad de las vacunas. Aspectos clínicos, profesionales y sociales Las vacunas sistemáticas (polio, difteria, sarampión, rubeola, parotidits, tosferina, tétanos) son un tesoro y logran a muy bajo coste resultados espectaculares. Sin embargo, los fundamentos filosóficos y científicos de estas vacunas que protegen a la población se están utilizando para fomentar vacunas caras de dudosa eficacia en los individuos, y que dan grandes beneficios a las industrias. De ahí el debate en la sociedad y entre profesionales y científicos acerca de las nuevas vacunas, y de las mejoras de las sistemáticas. En este seminario se trató de todo ello, auspiciado por la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria.

Resumen del seminario sobre “Eficacia, efectividad y seguridad de las vacunas. Aspectos clínicos, profesionales y sociales, Gérvas J., Madrid, 22 de mayo de 2012.

(2) Front. Microbiol., 21 May 2012 | http://dx.doi.org/10.3389/fmicb.2012.00178

Estimating the risk of re-emergence after stopping polio vaccination

Akira Sasaki, Yoshihiro Haraguchi and Hiromu Yoshida

Live vaccination against polio has effectively prevented outbreaks in most developed countries for more than 40 years, and there remain only a few countries where outbreaks of poliomyelitis by the wild strain still threaten the community. It is expected that worldwide eradication will be eventually achieved through careful surveillance and a well-managed immunization program. The present paper argues, however, that based on a simple stochastic model the risk of outbreak by a vaccine-derived strain after the cessation of vaccination is quite high, even if many years have passed since the last confirmed case. As vaccinated hosts are natural reservoirs for virulent poliovirus, the source of the risk is the vaccination itself, employed to prevent the outbreaks. The crisis after stopping vaccination will emerge when the following two conditions are met: the susceptible host density exceeds the threshold for epidemics and the vaccinated host density remains large enough to ensure the occurrence of virulent mutants in the population. Our estimates for transmission, recovery, and mutation rates, show that the probability of an outbreak of vaccine-derived virulent viruses easily exceeds 90%. Moreover, if a small fraction of hosts have a longer infectious period, as observed in individuals with innate immunodeficiency, the risk of an outbreak rises significantly. Under such conditions, successful global eradication of polio is restricted to a certain range of parameters even if inactivated polio vaccine (IPV) is extensively used after the termination of live vaccination.

Read Full Text.

(3) La vacuna antipoliomielítica, de solución a problema

Acta Sanitaria — 23 jul, 2012

Juan Gérvas

Frente al optimismo de quienes, con la OMS al frente, habían vaticinado la erradicación de la poliomielitis, el analista pone de manifiesto cuáles son los problemas por resolver y, sobre todo, cómo la propia vacuna oral contribuyó a la difusión de la enfermedad.

Las enfermedades infecciosas han sido y son compañeras de la Humanidad. Nos han “ayudado” a evolucionar y hemos establecido complejas relaciones con ellas. Pero en nuestra ignorancia las creemos “vencidas”, como si realmente las hubiéramos superado, y como si no siguieran participando en nuestra evolución, por las buenas o por las malas. Las infecciones son dinámicas y en su distribución, prevalencia e incidencia son clave tanto factores exógenos (conductas personales, urbanización, tratamientos y demás) como factores endógenos (características de los gérmenes, respuesta inmunitaria y demás). Buen ejemplo de enfermedad infecciosa “vencida” en falso es la sífilis, cuya deriva tiene que ver con la interacción entre el huésped y la espiroqueta, y de los huéspedes entre sí.

Texto completo

(4) MSF solicita a GSK y Pfizer que reduzcan el precio de la vacuna de neumococo a 5 dólares por niño, 20-01-2015. Un nuevo informe de MSF revela las dificultades de los países ante unos precios de las vacunas disparados en un mercado farmacéutico marcado por la opacidad.

(5) No-fault compensation following adverse events attributed to vaccination: a review of international programmes

Clare Looker & Heath Kelly

Introduction

The public health benefits of vaccination are clear. The World Health Organization estimates that, in 2008, more than 2.5 million deaths were prevented by vaccination. Immunization programmes have led to the eradication of smallpox, the elimination of measles and poliomyelitis in many regions, and substantial reductions in morbidity and mortality from Haemophilus influenzae type b, diphtheria, whooping cough and tetanus. However vaccines are not without risks and it is commonly accepted that, regardless of proper design, manufacture and delivery, adverse events occur following vaccination although serious adverse events are rare.

At a population level, it is considered that these small risks are balanced by the benefits of widespread population immunization. However this means that an individual occasionally bears a significant burden for the benefit provided to the rest of the population. Although these vaccine-related adverse events occur occasionally due to negligence, more often there is no clearly attributable fault.

Without evidence of clear negligence, it is difficult to obtain compensation through traditional legal mechanisms. Recognizing this, several countries have implemented vaccine-injury compensation programmes. These programmes reflect a belief that it is fair and reasonable that a community that is protected by a vaccination programme accepts responsibility for and provides compensation to those who are injured by it. In 1999, Evans conducted a thorough review of 13 compensation programmes.3 We aimed to update this review examining similar programme elements to those described both by Evans and by Mariner in her 1985–6 study.

Bulletin of the World Health Organization 2011;89:371-378. doi: 0.2471/BLT.10.081901

Published online: 21 March 2011.

(6) PLOS and ECDC together with a special issue on vaccine hesitancy

March 2, 2015

The recent cases of measles outbreaks in US and Europe reignited the debate on vaccines, the science behind them and the conflict between the right to individual freedom and the state intervention. Amongst the several factors that contribute to the decrease of vaccination coverage –especially in some groups– vaccine hesitancy is one of particular interest, which should require much greater attention from public health and epidemiology, medical sociology, anthropology, and the behavioural, economic and political sciences.

For this reason, PLOS Currents: Outbreaks and the European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) issued a call for papers aimed at building upon the insights collected from a 2013 workshop on the topic of vaccine hesitancy. This resulted in a collection of papers that investigates the social discourse surrounding vaccination, global perceptions and outcomes of vaccination, and the general issue of confidence or trust in healthcare or government establishments that can underpin medical decisions.

(7) Campaña contra la vacuna del papiloma.

No Gracias.

________________________________________
Documentos adjuntos

________________________________________
Palabras clave

© 2009 Géminis | Realizado por Dabne con SPIP | Diseño Basaburua |