Warning: array_shift() expects parameter 1 to be array, boolean given in /htdocs/public/www/config/ecran_securite.php on line 283 Géminis Papeles de Salud - La UE autoriza cultivar una patata transgénica peligrosa / 17-04-2010 Madrid manifestación antitransgénicos

Número aproximado de visitas a este artículo: 673

M. Prieto Vida Sana Greenpeace Agencia Europea del Medicamento
3 marzo 2010

La UE autoriza cultivar una patata transgénica peligrosa / 17-04-2010 Madrid manifestación antitransgénicos

La Asociación Vida Sana junto con Amigos de la Tierra, CECU, COAG y Greenpeace denuncian que este peligroso tubérculo transgénico de BASF, cuyo cultivo sorprendentemente ha autorizado la Comisión Europea tras 12 años de prohibición, podría incrementar la resistencia a los antibióticos. Una de las primeras decisiones de la nueva Comisión Europea ha sido autorizar ayer el cultivo de cinco nuevos transgénicos, entre ellos el de esta peligrosa variedad de patata del grupo alemán BASF, autorizada ahora por primera vez desde 1998. El Comisario de Salud y Consumidores John Dalli, de acuerdo con el Presidente Barroso, ha dado la autorización a través de un procedimiento que evita el debate del Colegio de Comisarios.

La UE autoriza cultivar una patata transgénica peligrosa / 17-04-2010 Madrid manifestación antitransgénicos

Esta patata transgénica, conocida como «Amflora», ha sido desarrollada por la compañía agroquímica «BASF» y contiene un gen que la hace resistente a determinados antibióticos.

Por esta razón, la Asociación Vida Sana, Amigos de la Tierra [1], CECU [2], COAG [3] y Greenpeace advierten que este cultivo supone un riesgo inaceptable para la salud de las personas, los animales, y el medio ambiente.

Parece increíble que la primera decisión de la Comisión sea autorizar un cultivo transgénico tan peligroso. En seis años, Barroso no ha podido ocultar las evidencias científicas que cuestionan la seguridad de la patata transgénica. La nueva Comisión ha tomado esta grave decisión sin un debate con todos los comisarios; el nuevo comisario Dalli, cuya misión es proteger a los consumidores, ha adoptado una de sus primeras decisiones sin considerar ni la opinión pública ni la seguridad con el objetivo de complacer a la mayor empresa química del mundo.

La Organización Mundial de la Salud y la Agencia Europea del Medicamento han advertido de la importancia de los antibióticos afectados por la patata Amflora [4]. La presencia de la patata de BASF en los campos podría aumentar la resistencia de determinadas bacterias a antibióticos imprescindibles en tratamientos contra la tuberculosis. Resulta especialmente llamativo el hecho de que se hayan dado desacuerdos sin precedentes en varias evaluaciones de este tubérculo [5] incluso en la protransgénica Agencia Europea de Seguridad Alimentaria.

Además, la mayor parte de los países miembros de la UE se han opuesto a la autorización, ante lo que las organizaciones firmantes exigen a los Estados miembros que prohíban el cultivo de esta patata en su territorio.

El gigante BASF [6] y la patronal europea de la biotecnología celebraron la decisión de Bruselas, mientras agrupaciones ecologistas lamentaban que una de las primeras decisiones de la nueva Comisión suponga "una amenaza para el entorno y la salud humana".

Consciente de la aversión que los productos transgénicos suscitan entre la opinión pública y en algunos Gobiernos (el italiano anunció de inmediato que va a montar un frente de rechazo con todos los países que se oponen a estas innovaciones), Dalli anunció que los países podrán adoptar salvaguardas (prohibición nacional, previa autorización de Bruselas) para impedir su cultivo en territorio nacional. La Comisión, mientras, prepara una nueva normativa para el verano que combine los dictámenes científicos favorables a los transgénicos con la libertad de los Estados a oponerse directamente a su cultivo.

La medicina está cada día más preocupada por la resistencia a antibióticos. En el 2001 se adoptó una ley europea que requería que los genes de resistencia a antibióticos que supusieran una amenaza para la salud de las personas y para el medio ambiente fueran retirados paulatinamente hasta el 2004 [7]. La empresa BASF solicitó la autorización para este cultivo como alimento humano y animal en el año 2005.

Amflora tiene un mayor contenido en almidón y fue desarrollada para uso en procesos industriales, piensos y fertilizantes. Sin embargo, las patatas convencionales no transgénicas disponibles en el mercado tienen casi el mismo contenido de almidón pero sin los genes de resistencia a antibióticos, lo cual demuestra que la patata transgénica es absolutramente innecesaria.

Los ciudadanos del estado español , cansados de vivir en el único de la UE cuyo Gobierno tolera el cultivo de maíz transgénico a gran escala [8], están convocados a manifestarse el próximo 17 de abril en Madrid contra la política del ministerio del Medio Ambiente, Rural y Marino  [9]. Con esta nueva aprobación tienen aún mayor motivo para hacerlo, dado que el español fue uno de los pocos estados de la UE que apoyó esta patata en el proceso de autorización.

Desde Greenpeace, Juan Felipe Carrasco afirma que “Se trata de un hecho grave. Por OMG en sí, que es especialmente peligroso por varios motivos ambientales y sanitarios. Y por las formas en que ha ocurrido el proceso político-jurídico de aprobación”.

Añade que además de los riesgos inherentes a los transgénicos, "este OMG lleva un gen marcador que le confiere resistencia a determinados anitibióticos. Éste, de ser incorporado al genoma de una bacteria patógena del tracto intestinal, podría transferirle esta propiedad, con consecuencias médicas importantes. La OMS, la Agencia Europea del Medicamento, el Instituto Pasteur han pedido que no se comercialicen estos genes. Por otra parte están prohibidos desde enero de 2004 (y BASF solicitó autorización en 2005).

En cuanto al procedimiento político empleado, se trata de un atajo administrativo ("procedimiento escrito") que permite al Presidente y a un comisario aprobar algo sin pasar por el conjunto de los comisarios. Y eso que tenían en contra a la mayor parte de los estados (no al español). El argumento esgrimido, literalmente, por el comisario John Dalli es: "No hemos llevado esto a debate porque la anterior Comisión ya lo debatió". Esto es una vergüenza. Y supone esconderse detrás de un procedimiento administrativo para obligar a los europeos a cultivar e ingerir los monstruitos de la BASF sin ser informados de ello.

Además, a pesar de que se dice que solamente es para uso industrial, esto no es cierto. Nos la encontraremos en nuestros platos por varios motivos:

- Se ha autorizado para uso en piensos compuestos, por lo que de todos modos nos llegará a través de los derivados animales, igual que sucede con el maíz.

- Se introducirá en la cadena alimentaria por contaminación [10]. En la autorización se incluye un apartado que permite la presencia de hasta el 0,9% en alimentos. Esto demuestra dos cosas: por una parte que los mismos que la han autorizado (y BASF) saben que la contaminación de los alimentos será inevitable (la imposible coexistencia) y por lo tanto ya están marcando su margen de presencia "técnicamente inevitable" en nuestros platos, cacerolas y sartenes (a la vez que mantienen el discurso del control tecnológico, la seguridad ...). Eso supone que no es científicamente descartable que acabemos comiendo tortillas que anulen el efecto de medicamentos importantes, por ejemplo. Además, si supuestamente es tan segura, ¿por qué limitan su presencia a un 0,9%? Es segura o no lo es, ¡decídanse!

Ahora, más que nunca, debemos ser miles las y los que el 17 de abril gritemos en Madrid que ¡¡¡ NO queremos transgénicos !!!.

Cartel de la manifestación contra los Transgénicos. 17 de abril de 2010 en Madrid.

Del 12 al 17 de abril celebraremos la Semana estatal de Lucha contra los Transgénicos. Los transgénicos amenazan nuestra salud y deterioran el medio ambiente. Contaminan otros cultivos y destruyen la agricultura familiar, agravando el hambre en el mundo. La coexistencia no es posible. Consumidores/as y agricultores/as tenemos el derecho y la responsabilidad de conocer y decidir cómo y dónde se producen nuestros alimentos.

Por esto, ÚNETE A LA MANIFESTACIÓN EL 17 DE ABRIL EN MADRID CONTRA LOS TRANSGÉNICOS A LAS 11.30 EN LA PLAZA DE LA PROVINCIA (JUNTO AL MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES)

juanfe360 24 de febrero de 2010: El próximo 17 de abril, en Madrid, el conjunto de la sociedad civil se manifestará en contra de la política del gobierno español en materia de TRANSGÉNICOS. Mientras 7 países de la UE han prohibido el cultivo de un peligroso maíz de la multinacional agroquímica Monsanto, el MON 810, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sigue tolerando que el español sea el único estado con cultivos transgénicos a gran escala con 80.000 hectáreas de ese mismo maíz. POR UNA AGRICULTURA Y UNA ALIMENTACIÓN LIBRES DE TRANSGÉNICOS. ¡TODOS A MADRID EL DÍA 17 DE ABRIL DE 2010!.

Un transgénico (Organismo Modificado Genéticamente, OMG) es un organismo vivo que ha sido creado artificialmente manipulando sus genes. Las técnicas de ingeniería genética consisten en aislar segmentos del ADN (el material genético) de un ser vivo (virus, bacteria, vegetal, animal e incluso humano) para introducirlos en el material hereditario de otro.

Por ejemplo, el maíz transgénico que se cultiva en el estado español lleva genes de bacteria que le permiten producir una sustancia insecticida.

La diferencia fundamental con las técnicas tradicionales de mejora genética es que permiten franquear las barreras entre especies para crear seres vivos que no existían en la naturaleza. Se trata de un experimento a gran escala basado en un modelo científico que está en entredicho.

Algunos de los peligros de estos cultivos para el medio ambiente y la agricultura son el incremento del uso de tóxicos en la agricultura, la contaminación genética, la contaminación del suelo, la pérdida de biodiversidad, el desarrollo de resistencias en insectos y "malas hierbas" o los efectos no deseados en otros organismos. Los efectos sobre los ecosistemas son irreversibles e imprevisibles.

Los riesgos sanitarios a largo plazo de los OMG presentes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos no se están evaluando correctamente y su alcance sigue siendo desconocido. Nuevas alergias, aparición de nuevos tóxicos y efectos inesperados son algunos de los riesgos.

Los OMG refuerzan el control de la alimentación mundial por parte de unas pocas empresas multinacionales. Los países que han adoptado masivamente el uso de cultivos transgénicos son claros ejemplos de una agricultura no sostenible. En Argentina, por ejemplo, la entrada masiva de soja transgénica exacerbó la crisis de la agricultura con un alarmante incremento de la destrucción de sus bosques primarios, el desplazamiento de campesinos y trabajadores rurales, un aumento del uso de herbicidas y una grave sustitución de la producción de alimentos para consumo local.

La solución al hambre y la desnutrición pasa por el desarrollo de tecnologías sostenibles y justas, el acceso a los alimentos y el empleo de técnicas como la agricultura y la ganadería ecológicas. La industria de los transgénicos utiliza su poder comercial e influencia política para desviar los recursos financieros que requieren las verdaderas soluciones.

Defendemos la aplicación del Principio de Precaución y nos oponemos por lo tanto a cualquier liberación de OMG al medio ambiente. Los ensayos en campo, incluso a pequeña escala, presentan igualmente riesgos de contaminación genética, por lo que también deben prohibirse.

Greenpeace no se opone a la biotecnología siempre que se haga en ambientes confinados, controlados, sin interacción con el medio. A pesar del gran potencial que tiene la biología molecular para entender la naturaleza y desarrollar la investigación médica, esto no puede ser utilizado como justificación para convertir el medio ambiente en un gigantesco experimento con intereses comerciales.

Demandas de Greenpeace. Greenpeace exige al Gobierno que, de manera urgente:

- Decrete una moratoria que evite la liberación comercial al medio ambiente de OMG mientras no se den las condiciones politicas, legales y técnicas para garantizar la continuidad de la agricultura convencional y ecológica libre de transgénicos y para proteger la salud de los ecosistemas y de los consumidores.

- Paralice de forma inmediata la importación de cultivos MG, aunque sean variedades autorizadas, mientras no se den las mencionadas condiciones.

- Elabore unas normas sobre Coexistencia de los cultivos modificados genéticamente, convencionales y ecológicos que -entre otros muchos aspectos- reflejen las exigencias de muchos colectivos de la sociedad civil en lo concerniente a: el concepto de coexistencia (es mucho más que un concepo económico), la protección de las semillas, las distancias entre campos de cultivo, el registro y autorización de siembra, la responsabilidad en caso de contaminación y las zonas libres de transgénicos.

- Establezca un sistema de evaluación de riesgos ambientales, sanitarios, económicos y sociales real y creíble.

- Garantice que la trazabilidad y el etiquetado sean tratados con seriedad desde las diferentes administraciones.

- Greenpeace opina que prevenir la contaminación genética y el resto de efectos negativos de los cultivos transgénicos debe ser la prioridad número uno del Gobierno español y del Ministerio de Agricultura en materia agroalimentaria.

¿Sabías que ...

* a España llegan unos 6 millones de toneladas de soja, de las cuales aproximadamente el 66% es transgénico, y un millón y medio de toneladas de maíz que han sido cultivados en países que han optado por el uso masivo de transgénicos?

* España es el único país de la Unión Europea que cultiva transgénicos a gran escala y que en 2008 se cultivaron unas 80.000 hectáreas de maíz modificado con genes de bacterias?

* dos terceras partes de los alimentos que ingerimos contienen derivados de soja y de maíz?

* en los cultivos transgénicos se emplean muchos productos tóxicos, al contrario de lo que dicen las empresas que los promueven, con el consiguiente daño para el medio ambiente y la salud?

* se está experimentando con genes de vaca en plantas de soja, con genes de polilla en manzana e incluso con genes de rata en lechuga?

* que desde el 18 de abril de 2004 todos los alimentos (excepto los productos derivados de animales como la carne, leche y huevos) procedentes de cosechas transgénicas tienen que tener en la etiqueta la mención "modificado genéticamente"?

(5 de marzo de 2010)

________________________________________
Notas

[8- El maíz transgénico de Monsanto autorizado en 1998 se cultiva en cinco estados de la Unión Europea: el español, con el 80% de la producción total (alrededor de 75.000 hectáreas), Eslovaquia, Portugal, República Checa y Rumania. Han adoptado salvaguardias contra su cultivo otros seis países: Alemania, Austria, Francia, Grecia, Hungría y Luxemburgo. La legislación polaca prohíbe todo cultivo de transgénicos. Con las aprobaciones, ya habrá dos cultivos transgénicos que se podrán plantar en la UE (un maíz y la patata), y 32 variedades (de maíz, algodón, colza, arroz y berenjena) que se pueden importar. En este caso, cuando se usen para consumo humano, habrá que indicarlo en el etiquetado. Origen: el primer cultivo transgénico se plantó en 1994. Desde entonces se ha aprobado una treintena de variedades (soja, maíz, arroz, colza, algodón, remolacha).
Extensión: 25 países permiten el cultivo de transgénicos. El estado español es, dentro de la UE, el que más superficie le dedica (entre 60.000 y 100.000 hectáreas de maíz).

________________________________________
Documentos adjuntos

________________________________________
Palabras clave

1 Mensaje

  • La UE autoriza cultivar una patata transgénica peligrosa / 17-04-2010 Madrid manifestación antitransgénicos

    30 de marzo de 2010 14:40, por coliflores

    Bloque Anarquista en la manifestación contra los transgénicos del sábado 17 de abril

    17 de abril En Madrid
    A las 11:30 en Plaza de la Provincia, 1.
    Frente al Ministerio de Exteriores.
    - Metro: Sol, Latina, Tirso de Molina y Opera.

    [Madrid]Bajo el capitalismo (rojo, verde, azul,…) otro mundo no es posible.
    Bloque en la manifestación:"Por una agricultura y una alimentación libre de transgénicos"

    http://ecologismo-vs-capitalismo.blogspot.com

    En que la destrucción y degradación del medio natural es gravísima y creciente, estamos de acuerdo todxs. En que los miles de nuevos compuestos químicos, nuevas tecnologías, transgénicos, … son experimentados sin control y sus consecuencias son imprevisibles y serán graves, también.

    La imparable depredación que sufren los ecosistemas, su destrucción, en muchas ocasiones total e irreversible, es inherente al capitalismo, a su necesidad ilimitada de reproducción económica y al modo de vida imperante en el Norte, de consumo compulsivo y continua creación de falsas necesidades que satisfacer. Esta es la base del concepto pervertido de “cali dad de vida”, sustentado, entre otros pilares, en la proliferación de productos de baja calidad en esta sociedad de la obsolescencia programada: consumibles de cada vez más corta vida, de usar y tirar, fabricación casi directa de residuos de efímera o nula utilidad…

    Nuestros alimentos, cada día peores y más contaminados e insanos, atraviesan el mundo para llegar a nuestro plato. Ahora quieren que además sean transgénicos.

    La percepción de las maldades de este modo de vida, que nos recompensa con enfermedad, dolencias físicas (cánceres, alergias,…) y el sufrimiento psíquico de llevar una existencia que no nos satisface, sobre la que hemos perdido el control solo para el beneficio ajeno y que se manifiesta en depresión, ansiedad y todo tipo de trastornos del alma, va a mayores, cada día más gente comprende que se ha llegado demasiado lejos y que esto hay que atajarlo, pero… ¿cómo?

    La promoción y el consumo de la producción ecológica, la resistencia a los transgénicos y las obras faraónicas,… denuncian, pero ¿qué es lo que queremos? La opción individual protegerá, sin duda, nuestra salud, pero no hará de nosotrxs más que consumidorxs verdes, un nuevo mercado para el sistema, y punto. La agricultura ecológica va a ser adoptada por necesidad, bajo riesgo de agotar los suelos hasta hacerlos improductivos, cosa que no inte resa. Las mismas multinacionales que ofrecen los fitosanitarios convencionales venderán los insumos para el cultivo ecológico que, en casos como el olivar extensivo, sigue empobreciendo inexorablemente el suelo.

    El mercado de las energías renovables está copado por las grandes empresas de siempre, que instalan sus megacentrales solares o eólicas o gestionan la producción de biocombustibles (miles de hectáreas de monocultivos químicos hurtadas a la producción de alimentos, nuevas plantaciones de eucaliptos para fabricar “pellets” para las nuevas calderas ecológicas,…).

    El capitalismo verde nos pretende hacer creer que podemos continuar con este ritmo de consumo y respetar el medio. Coches verdes, banca ética, comercio justo, la paradójica expresión “crecimiento sostenible”,…

    Nos venden que se puede ser ecologista y capitalista, pero la defensa de la naturaleza y del ser humano, que pertenece a ella, exige acabar con el capitalismo. En su seno solo son posibles operaciones estéticas, maquillaje, propaganda, engaño. Su existencia es incompa tible con la de un mundo vivo, sano, justo y libre, incompatible con la biodiversidad y las sociedades cooperativas.

    Para que cuaje un proyecto de cambio social, necesariamente comprometido con el medio natural y humano, ha de ser coherente. Para ser coherente, ha de ser anticapitalista. Y para ser anticapitalista, ha de ser necesariamente revolucionario.

    La recuperación de lo que podemos llamar malestar ecologista por parte de la democracia capitalista es labor encomendada a su izquierda (aunque parte de ella defienda la energía nuclear, las intervenciones militares o el TAV), que amansa, dulcifica y mantiene en el redil a lxs más concienciadxs. ¿Cómo? Partidos verdes, asociaciones conservacionistas, ONGs, comercio justo…

    Quienes superan los límites impuestos, los de la protesta tolerada, son criminalizadxs, de monizadxs y catalogadxs como terroristas (piénsese en lxs Solidari@s con Itoiz, la actual resistencia autónoma al TAV,…)
    Quienes se conforman con ser ciudadanos críticos, consumidorxs verdes, están satisfechxs con este sistema que les permite estas opciones de consumo y protesta.

    Quienes comprendemos que no basta con ecologizar y humanizar el rostro del capitalismo, puesto que este no prorroga su vida espontáneamente, sino que se está sirviendo con ello de una estrategia para su defensa y continuidad, hemos de constituir nuestro bando, incorruptible, que nada vende, que no ofrece más que la satisfacción del compromiso común para una pelea justa, que tiene ante sí un sinfín de campos de batalla.
    Concluyendo, lo de siempre, frente a un ecologismo que cohabita, reformista y democrá tico, hemos de constituir un ecologismo rupturista, radical y revolucionario. El primero acepta y es aceptado por la democracia capitalista, el segundo no.

    El único que tiene aspiraciones y voluntad real, posibilidad de parar esto, es el revolucionario, y ha de hablar sin complejos de desurbanización, de desmantelamiento de infraestructuras, contra el vehículo privado, contra el consumismo azul o verde, contra la participación en política (en el peor sentido de esta palabra),... Ha de sustentar valores contrarios a los de la dominación: apoyo mutuo, solidaridad, lo común, la austeridad, lo sencillo, la autenticidad,…Y ha de superar con absoluta naturalidad, cuando lo crea estratégicamente conveniente, los límites impuestos a la protesta por el enemigo.

    Coherencia y beligerancia son el camino en cuyo transcurso habremos de dotarnos de las herramientas que nuestra labor precise.
    Acometer hace vencer.

    Aclaramos que no menospreciamos ni negamos valor del trabajo de muchas personas en mu chas asociaciones, pero es menester que este se inscriba, se comprenda, dentro de un proyecto global revolucionario, para que sirva al interés común.

    Ver en línea : Bloque Anarquista en la manifestación contra los transgénicos del sábado 17 de abril

© 2009 Géminis | Realizado por Dabne con SPIP | Diseño Basaburua |