Warning: array_shift() expects parameter 1 to be array, boolean given in /htdocs/public/www/config/ecran_securite.php on line 283 Géminis Papeles de Salud - Influenza de los laboratorios. Piden investigar si las farmacéuticas influyeron para crear alarma por la gripe A [16/01/10]

Número aproximado de visitas a este artículo: 335

Pedro Lipcovich Página 12
15 enero 2010

Influenza de los laboratorios. Piden investigar si las farmacéuticas influyeron para crear alarma por la gripe A [16/01/10]

Catorce miembros de la Asamblea Parlamentaria europea aseguran que las compañías farmacéuticas influyeron sobre los responsables de la salud pública para promocionar sus vacunas. Un experto de la OMS admitió que su instituto es financiado por un laboratorio. “Para promocionar sus vacunas contra la gripe A (H1N1), las empresas farmacéuticas influyeron sobre los responsables de la salud pública a fin de alarmar a los gobiernos en todo el mundo”, sostienen catorce miembros de la Asamblea Parlamentaria europea liderados por Wolfgang Wodarg, presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa, y reclaman que el Consejo “efectúe una inmediata investigación” al respecto. Sostienen que “la definición de una pandemia alarmante no debe estar bajo la influencia de los vendedores de drogas [1]. Un integrante del Grupo de Expertos en Inmunización que asesora a la OMS reconoció que el principal sostén económico de su propio instituto científico es un fabricante de vacunas contra la gripe. Sin embargo, un representante oficial de la OMS contestó que la entidad internacional “tiene mecanismos de protección contra conflictos de intereses” y observó que “muchas muertes por gripe A (H1N1) se evitaron gracias a las advertencias de la OMS”.

Influenza de los laboratorios. Piden investigar si las farmacéuticas influyeron para crear alarma por la gripe A [16/01/10]

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) trataría el tema en su sesión que comienza el 25 de este mes. Su Comisión de Salud invitó para esa misma semana a la OMS y a los laboratorios farmacéuticos involucrados, según precisó el presidente del organismo, el epidemiólogo alemán Wolfgang Wodarg. Según la moción presentada por los catorce parlamentarios de distintos sectores, “con el propósito de promover sus drogas y vacunas patentadas contra la gripe, las compañías farmacéuticas influyeron en científicos y agencias oficiales, responsables de la salud pública, para alarmar a los gobiernos en el mundo entero. Llevaron a despilfarrar valiosos recursos en ineficientes estrategias de vacunación, y expusieron innecesariamente a millones de personas sanas al riesgo de los efectos colaterales desconocidos de vacunas insuficientemente testeadas”.

Las campañas contra la gripe aviar (2005/6) y contra la gripe A (H1N1) parecen haber dañado también la credibilidad y confiabilidad de importantes agencias internacionales de salud. La definición de una pandemia no debe estar bajo la influencia de los vendedores de drogas”. Por eso, “los estados miembros del Consejo de Europa deberían requerir inmediatas investigaciones”. El Consejo abarca 47 países, incluso Rusia y Turquía.

En una extensa entrevista concedida al periódico francés L’Humanité, Wodarg sostuvo que la declaración de pandemia “no se justificaba”. Sólo fue posible porque, en mayo del año pasado, la OMS cambió su definición de lo que constituye una pandemia: antes, no sólo requería que la enfermedad estallara en muchos países a la vez, sino que tuviera consecuencias muy graves en cuanto a cantidad de casos mortales; en la nueva definición, “se suprimió este criterio y sólo se consideró el ritmo de difusión de la enfermedad”.

Otra cosa que suscitó mis sospechas –agregó Wodarg– fue la recomendación de la OMS de dar dos dosis de vacuna: no tenía ninguna justificación científica. Tampoco se justificaba su recomendación de utilizar vacunas patentadas: era perfectamente factible, como cada año, completar las vacunas de la gripe estacional con las partículas antivirales específicas para el nuevo virus”.

Según Wodarg, estas nuevas vacunas implican “un riesgo, ya que, en el apuro, en ciertos casos se utilizaron coadyuvantes insuficientemente testeados”, refiriéndose específicamente a “la vacuna elaborada por Novartis”, producida mediante “una técnica que jamás había sido utilizada hasta el momento”.

Wodarg también denunció que “Klaus Stöhr, quien era el jefe del Departamento de Epidemiología de la OMS en la época de la gripe aviar, y que preparó entonces los planes destinados a enfrentar una eventual pandemia, luego pasó a ser un alto funcionario de la empresa Novartis. Vínculos similares existen entre firmas como Glaxo o Baxter y miembros influyentes de la OMS”.

Al mismo tiempo, se dio a conocer una vinculación entre el científico finlandés Juhani Eskola , miembro del Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización ( SAGE ) de la OMS –organismo que asesora a los Estados miembros sobre qué vacunas utilizar y qué cantidades comprar– y la firma GlaxoSmithKline (GSK) , fabricante de una vacuna contra el virus H1N1. En 2009, esta empresa se constituyó en la primera fuente de ingresos del Programa de Investigación en Vacunas de Finlandia, dirigido por Eskola, al cual otorgó nueve millones de dólares. La revelación fue efectuada en Dinamarca por el diario Information. No obstante, Eskola continuará integrando el SAGE, cuyo secretario ejecutivo, Philippe Duclos, argumentó que “el contrato de GSK con la institución dirigida por Eskola no se refiere a la vacuna contra el virus H1N1”.

Keiji Fukuda, asesor especial de la OMS sobre la pandemia de gripe, contestó que “la OMS tiene mecanismos de protección que funcionan contra conflictos de intereses, en general y con respecto a esta pandemia en particular”. Recordó que la enfermedad se cobró por lo menos 13.000 vidas y reiteró que la gripe A (H1N1) “es una pandemia: la OMS jamás cambió su definición básica de pandemia, que es: la diseminación de una enfermedad por el mundo entero”. Agregó que “una razón para que la pandemia no haya sido más grave fue la respuesta sin precedentes de los países del mundo, alertados por las advertencias de la OMS. No sabemos cuántas enfermedades y muertes se impidieron gracias a estas acciones”.

Compras desmesuradas

Gran Bretaña y Alemania, como ya lo habían hecho España y Francia, decidieron cancelar órdenes de compra de vacunas contra la gripe A (H1N1). El Departamento de Salud británico anunció que renegociará sus contratos con Baxter International y con Glaxo-Smith-Kline y Alemania se propone cancelar la mitad de los 50 millones de dosis que había ordenado a Glaxo-Smith-Kline.

El lunes pasado, la ministra de Salud francesa anunció la cancelación de 50 millones de los 94 millones de dosis que ese país había encargado a Sanofi-Aventis, Glaxo-Smith-Kline, Novartis y Baxter. En diciembre, España había anunciado que se proponía devolver dosis sin usar de la vacuna. Holanda y Suiza planean enviar el exceso de vacunas a los países en los que todavía hay carencia.

Una de las razones es que “todos los programas de vacunación se organizaron sobre la base de suministrar dos dosis, pero resultó que sólo es necesario una para lograr la inmunización”, según explicó el «Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades».

- Fuente: Página 12 y Página 12

________________________________________
Notas

[1 Por mucho que se intente conocer a través del sitio web de la OMS el por qué del cambio de criterios, en la revisión de 2009, en la definición de las 6 fases establecidas, así como la definición anterior, resulta de todo punto imposible poder contrastar ambas versiones, la anterior a la revisión de 2009 con respecto a la vigente en el momento presente. Tan sólo es posible acceder a este documento, sin fecha pero en el que al menos sí se precisan las diversas fases, en un momento en el que la OMS habla de que se ha establecido ya el nivel o fase 6 de la pandemia:

Fase actual de alerta de pandemia según la OMS

Fase actual de alerta en el plan de preparación ante una pandemia de gripe, según la OMS.

En la «revisión de 2009 de las descripciones de las fases», la OMS ha mantenido la estructuración en seis fases para facilitar la incorporación de nuevas recomendaciones y enfoques a los planes nacionales de preparación y respuesta existentes. Se han revisado la estructuración y la descripción de las fases de pandemia para facilitar su comprensión, aumentar su precisión y basarlas en fenómenos observables. Las fases 1 a 3 se corresponden con la preparación, en la que se incluyen las actividades de desarrollo de la capacidad y planificación de la respuesta, mientras que las fases 4 a 6 señalan claramente la necesidad de medidas de respuesta y mitigación. Además se han elaborado mejor los periodos posteriores a la primera ola pandémica para facilitar las actividades de recuperación pospandémica.

En la actualidad nos encontramos en la fase 6 de alerta de pandemia.

En la naturaleza, los virus gripales circulan continuamente entre los animales, sobre todo entre las aves. Aunque en teoría esos virus podrían convertirse en virus pandémicos, en la fase 1 no hay entre los animales virus circulantes que hayan causado infecciones humanas.

La fase 2 se caracteriza por la circulación entre los animales domésticos o salvajes de un virus gripal animal que ha causado infecciones humanas, por lo que se considera una posible amenaza de pandemia.

La fase 3 se caracteriza por la existencia de un virus gripal animal o un virus reagrupado humano-animal que ha causado casos esporádicos o pequeños conglomerados de casos humanos, pero no ha ocasionado una transmisión de persona a persona suficiente para mantener brotes a nivel comunitario. La transmisión limitada de persona a persona puede producirse en algunas circunstancias como, por ejemplo, cuando hay un contacto íntimo entre una persona infectada y un cuidador que carezca de protección. Sin embargo, la transmisión limitada en estas circunstancias restringidas no indica que el virus haya adquirido el nivel de transmisibilidad de persona a persona necesario para causar una pandemia.

La fase 4 se caracteriza por la transmisión comprobada de persona a persona de un virus animal o un virus reagrupado humano-animal capaz de causar "brotes a nivel comunitario". La capacidad de causar brotes sostenidos en una comunidad señala un importante aumento del riesgo de pandemia. Todo país que sospeche o haya comprobado un evento de este tipo debe consultar urgentemente con la OMS a fin de que se pueda realizar una evaluación conjunta de la situación y el país afectado pueda decidir si se justifica la puesta en marcha de una operación de contención rápida de la pandemia. La fase 4 señala un importante aumento del riesgo de pandemia, pero no significa necesariamente que se vaya a producir una pandemia.

La fase 5 se caracteriza por la propagación del virus de persona a persona al menos en dos países de una región de la OMS. Aunque la mayoría de los países no estarán afectados en esta fase, la declaración de la fase 5 es un indicio claro de la inminencia de una pandemia y de que queda poco tiempo para organizar, comunicar y poner en práctica las medidas de mitigación planificadas.

La fase 6, es decir la fase pandémica, se caracteriza por los criterios que definen la fase 5, acompañados de la aparición de brotes comunitarios en al menos un tercer país de una región distinta. La declaración de esta fase indica que está en marcha una pandemia mundial.

En el periodo posterior al de máxima actividad, la intensidad de la pandemia en la mayoría de los países con una vigilancia adecuada habrá disminuido por debajo de la observada en el momento álgido. En este periodo, la pandemia parece remitir; sin embargo, no pueden descartarse nuevas oleadas, y los países han de estar preparados para una segunda ola.

Las pandemias anteriores se han caracterizado por oleadas de actividad repartidas durante varios meses. Cuando el número de casos disminuye, se requiere una gran habilidad comunicadora para compaginar esa información con la advertencia de que puede producirse otro ataque. Las olas pandémicas pueden sucederse a intervalos de meses, y cualquier señal de "relajación" puede resultar prematura.

En el periodo pospandémico, los casos de gripe habrán vuelto a ser comparables a los habituales de la gripe estacional. Cabe pensar que el virus pandémico se comportará como un virus estacional de tipo A. En esta fase es importante mantener la vigilancia y actualizar en consecuencia la preparación para una pandemia y los planes de respuesta. Puede requerirse una fase intensiva de recuperación y evaluación”.

- Fuente: Organización Mundial de la Salud.

________________________________________
Documentos adjuntos

________________________________________
Palabras clave

© 2009 Géminis | Realizado por Dabne con SPIP | Diseño Basaburua |