Warning: array_shift() expects parameter 1 to be array, boolean given in /htdocs/public/www/config/ecran_securite.php on line 283 Géminis Papeles de Salud - Internacional: El Amazonas se nos muere

Número aproximado de visitas a este artículo: 369

Lorena Rubiano Fajardo, El Nuevo Siglo
Servindi, 11 octubre 2010

Internacional: El Amazonas se nos muere

Cada edición dominical de ’New York Times’ consume una cantidad de papel fabricada con 200 hectáreas de bosque”: Gabriel García Márquez. Inverosímil: Es más importante para los medios de información y la opinión pública, una noticia de farándula, que la alarmante información sobre el pulmón del mundo: ”El Amazonas vive la peor sequía de los últimos cien años“. No hubo revuelo, no hubo reunión urgente de los gobiernos de los países de la región, no hubo protestas masivas, no hubo manifestaciones de las organizaciones no gubernamentales (ONG). Mejor dicho no mereció, ni un grito de auxilio.

Internacional: El Amazonas se nos muere

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM) lanzó una voz de alarma y advirtió que “el Amazonas pasó de 13 y 15 metros de profundidad a seis metros en sólo dos semanas en áreas donde tienen estaciones de control, un bajonazo nunca antes visto”, según las autoridades ambientales colombianas.

El río Amazonas, que era el más caudaloso del mundo, contenía una quinta parte del agua dulce del mundo (alrededor del 20%), está reducido a enormes playas de arena. La mayor parte del agua desapareció, el intenso verano amenaza con extinguir lo que queda del río y temen que pueda secarse.

Ahora lo que tenemos son toneladas y toneladas de peces muertos, comunidades indígenas inmovilizadas, aisladas aguantando hambre porque ya no hay río, ni les llegan ni pueden sacar productos y no hay un puente aéreo para llevarles alimentos y medicinas.

Hace años, Greenpeace, viene denunciando la devastación de toda la región [1], especialmente en el sector Brasilero, en donde los buldózeres arrasan día y noche con la que antes era selva para convertirla en potreros. Mientras que en la zona peruana como no hay buldózeres le meten candela inmisericordemente a los bosques, para ganarle terreno rápidamente al tapete verde. Y en nuestro país el control es mínimo, ésa es tierra de nadie y sólo un 30 % es protegido especialmente por las comunidades indígenas que sí tienen conciencia de lo que debe ser la protección de su territorio.

Duele, ver que a las nuevas generaciones nos estén dejando un planeta arrasado, moribundo y desolado. Nadie pone orden, nadie le pone un tataquieto a la voracidad capitalista, al consumismo, nadie tiene la autoridad para impedir que ésto suceda. Sólo voces aisladas, de líderes indígenas y ONG, protestan por todos estos factores que acaban con la selva, alteran el clima, acaban con el verde y contaminan el ambiente.

Y si se seca el Amazonas, pues estarán listas estas empresas ávidas de dinero, que es en lo único que piensan, para pavimentarlo y hacer hermosas autopistas y pistas alternas para aterrizaje de aviones que lleguen por la madera y las especies animales.

El líder del Amazonas Magno Alejandro Pinto de la comunidad de los Tikunas, expresó que hace un llamado no sólo a los países de la cuenca sino a todo el mundo para que miren hacia esta región que se está muriendo. Decenas de comunidades, miles de especies de fauna y flora están a punto de extinguirse. “Salvemos la Amazonía”, es su voz de protesta.

El Amazonas nuestro pulmón, el bosque tropical más extenso del mundo, está inmerso en una imparable guerra que le declararon los humanos para destruirla.

Insisto y lo seguiré denunciando, que la selva se muere porque de los 6 millones de km² repartidos entre ocho países, Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Venezuela, Guyana, Surinam y la Guayana Francesa, más del 20 por ciento ha sido destruído por la explotación industrial en los últimos 30 años, pero con las nuevas tecnologías, nuevas maquinarias y la mayor ambición económica se está acelerando este proceso.

Y para colmo de males, el Brasil mayor depredador del Amazonas, aprobó una ley, impulsada por Lula y el Partido de los Trabajadores, de privatización del Amazonas [2], [3], al que en un futuro cercano se podrá llamar “selva sin árboles y sin animales" o “Amazonas S.A”.

Desde el 2006 Greenpeace presentó el informe Devorando la Amazonía, el cual habla sobre la deforestación que se está produciendo en la selva amazónica para introducir cultivos de soja y cómo esa soja acaba siendo exportada para la alimentación de ganado que acaba sirviendo de alimento en cadenas de comida rápida y supermercados.

Antes de darle el ultimo adiós a los habitantes de la Amazonía aprovechemos para tomarles fotos y tengamos algunos animales en los zoológicos para tener la oportunidad de mostrárselos a nuestros descendientes, tales como el jaguar, el puma, el tapir, el venado, las tortugas, caimanes, babillas y serpientes, como la famosa anaconda, el guacamayo, el tucán, el águila arpía, o el Delfín rosado entre muchos otros.

Mejor dicho como van las cosas, compremos un acuario para salvar algunas de las variedades piscícolas de la región.

—-

Publicado en el diario El Nuevo Siglo. Recibido (Servindi) de la autora.

Fuente: Servindi

(13 de octubre de 2010)

________________________________________
Notas

[1- El bosque tropical amazónico

La selva amazónica desde el aire

La Amazonia es el mayor bosque primario que queda en la Tierra. Contiene la mayor biodiversidad del planeta, con el 50% de todas las especies de animales terrestres y plantas, que dependen de ella para sobrevivir. Veinte millones de personas, incluyendo numerosas poblaciones indígenas, habitan en la Amazonia.

¿Qué está en juego?

Aunque la mayor parte de la Selva Amazónica se encuentra dentro de las fronteras brasileñas, esta selva tropical primaria se extiende por países como Guayana, Venezuela, Colombia, Suriname, Guayana Francesa, Ecuador, Perú y Bolivia. El bosque tropical más grande del mundo, la Selva Amazónica, es tan grande como Europa Occidental o la totalidad de EE.UU. Los científicos afirman que es el ecosistema con más biodiversidad de toda la Tierra, manteniendo alrededor de 60.000 especies de plantas, 1.000 especies de pájaros y más de 300 especies de mamíferos, entre ellos el jaguar. El bosque y su famoso río también mantienen la vida de más de 2.000 especies de peces de agua dulce y mamíferos acuáticos como el delfín rosa de agua dulce y la nutria gigante. Muchas áreas siguen siendo vírgenes por lo que un gran número de especies de plantas y animales son desconocidas todavía por la ciencia.

Sólo en Brasil, la Selva Amazónica es también el hogar de 20 millones de personas, incluyendo, aproximadamente, 180.000 amerindios y muchos más caboclos (habitantes tradicionales del bosque de origen amerindio y portugués). Estas comunidades dependen del bosque para vivir. La selva les proporciona de todo, desde comida y resguardo, a herramientas y medicinas; y también juega un papel crucial en su cultura y sistema de creencias religiosas.

Es hora de actuar

En las últimas cuatro décadas, sólo en Brasil, la Amazonia ha perdido unos 700.000 km2 de su superficie, un área más grande que toda Francia.

Las causas de la deforestación en la Amazonia son diversas, pero el punto de partida en la mayoría de los casos es la tala ilegal. La explotación forestal abre grandes áreas de bosque primario en busca de maderas de alto valor comercial, degradando el bosque y dejando atrás una red de caminos que permiten el acceso a invasores con títulos de propiedad falsos que queman los árboles restantes para limpiar el terreno.

En otros casos los colonos llegan primero, demarcan la tierra y financian sus nuevas explotaciones agrícolas vendiendo la madera comercial a las empresas madereras. En estos casos son los beneficios económicos de la actividad forestal ilegal los que permiten a los colonos establecerse en sus nuevas propiedades. Tala ilegal y deforestación son las dos caras de la misma moneda.

Según estimaciones del Gobierno Federal Brasileño, más del 90% de la madera procedente de la Amazonia se tala con métodos no sostenibles. Greenpeace estima que entre el 63 y el 80% de la madera extraída en esta región tiene un origen ilegal.

Enlaces relacionados

- Greenpeace en la Amazonia / Proyecto de reserva extractiva

Informes relacionados

- En apoyo del pueblo Deni 01 septiembre 2001

Informes sobre la Amazonia

- Impacto de la ganadería en la Amazonia (english) 29 enero 2009

- Impacto de la ganadería en la Amazonia (castellano) 29 enero 2009

- Devorando la Amazonia 06 abril 2006

- Devorando la Amazonia. La responsabilidad de McDonald’s en la deforestación amazónica 06 abril 2006

- ¿Qué nos estamos jugando? La destrucción de los bosques primarios 11 noviembre 2005

Fuente: Greenpeace.

________________________________________
Documentos adjuntos

________________________________________
Palabras clave

© 2009 Géminis | Realizado por Dabne con SPIP | Diseño Basaburua |