Warning: array_shift() expects parameter 1 to be array, boolean given in /htdocs/public/www/config/ecran_securite.php on line 283 Géminis Papeles de Salud - Mentiras y secretos sobre el accidente nuclear en Japón. Medidas preventivas que no lo son y los fraudes del ICPR, de la OMS y de la AIEA: la clasificación del accidente, las dosis admisibles, las mediciones y el modelo de riesgos. Riesgo de Fukushima

Número aproximado de visitas a este artículo: 818

Alfredo Embid Armas para Defender la Salud 108
15 marzo 2011

Mentiras y secretos sobre el accidente nuclear en Japón. Medidas preventivas que no lo son y los fraudes del ICPR, de la OMS y de la AIEA: la clasificación del accidente, las dosis admisibles, las mediciones y el modelo de riesgos. Riesgo de Fukushima

Movilizaciones y protestas globales contra la energía nuclear y en solidaridad con los japoneses: ’Reseau Sortir du nucléaire’ y ’CRIIRAD’

Los medios de desinformación intentan minimizar la gravedad de la catástrofe nuclear en curso, la liberación de radiactividad al medio ambiente y sus consecuencias para la salud. Incluso la mayoría de los medios de contrainformación no cuestionan lo esencial: el fraude de las medidas de la contaminación y de las dosis admisibles.

Mentiras y secretos sobre el accidente nuclear en Japón. Medidas preventivas que no lo son y los fraudes del ICPR, de la OMS y de la AIEA: la clasificación del accidente, las dosis admisibles, las mediciones y el modelo de riesgos. Riesgo de Fukushima

* Cronología de la contaminación radiactiva

* Primera explosión

* Segunda explosión

* Tercera explosión

* Las medidas preventivas no previenen

* El fraude de la clasificación del incidente

* Parte del accidente se podría haber evitado con la única medida preventiva posible

* El fraude de las dosis admisibles y de las mediciones

* El modelo de riesgos es un fraude

* Riesgo de Fukushima

(Esquema: los terremotos en Japón. Para ver la imagen ampliada).

Un terremoto de 8, 8 grados de magnitud en la escala de Richter sacudió el viernes la costa este de Japón seguido de un tsunami con olas de hasta 10 m. y de otros terremotos menores que aun continúan produciéndose.

(Esquema del terremoto/Esquema del tsunami. Para ver la imagen ampliada).

En el noreste de Japón, en la zona cercana al epicentro del seísmo, por el momento se han visto afectados por este terremoto en mayor o menor grado los complejos nucleares de:

* Onagawa (con 3 centrales nucleares)

* Fukushima-Daiichi (6 reactores)

* Fukushima-Daini (4 reactores) y

* Tokai (1 reactor)

Hoy se estima que hay problemas en un total de 6 plantas nucleares japonesas.

Cronología de la contaminación radiactiva

Las primeras medidas de aumento de la radiactividad se realizaron en la planta de Fukushima Daiichi antes de la primera explosión del reactor nº1. 
Según la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón en la sala de control de uno de los reactores la radiación se disparó hasta 1.000 veces por encima de su nivel habitual.

Se detectaron yodo y cesio radiactivos en el entorno de la central nuclear, según la agencia de seguridad nacional nuclear francesa ASN: "Alrededor de 14h40 (hora local), se detectó cesio medido fuera de las instalaciones y yodo radiactivo. Esto sugiere un deterioro, al menos en parte, en el corazón del reactor, que fue confirmado posteriormente por el operador TEPCO".

Nota: TEPCO son las siglas de Tokyo Elecytric Powe Co, que es el operador de la central.

Antes de la explosión, el sábado la agencia de seguridad nuclear de japón admitió que se produjo una fusión parcial del corazón del reactor nuclear n°1 de la central de Fukushima Daiichi.

Antes de la explosión, tras el fallo de los sistemas de enfriamiento, las barras de combustible que miden 3,71 metros estaban descubiertas a una altura de 3 metros.

Primera explosión

El sábado 12 de marzo, se produjo una explosión en el reactor Nº 1 de la central de Fukushima Daiichi que se encuentra a 250 km al norte de Tokio. La estructura externa del edificio del reactor explotó, y se derrumbó el techo.

El Instituto de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear (IRSN), anunció el domingo la detección de "emisiones (radiactivas) muy importantes ... que se produjeron simultáneamente con la explosión ... la dosis habría sido de 1 mSv por hora (mSv / h)".

Para hacerte idea de lo que esto representa debes saber que como comparación la radiactividad natural es sólo de 0,0001 mSv / h.

El domingo 13 de marzo a las 10:20h, seis valientes periodistas independientes de la asociación JVJA (Japón Visual Asociación de Periodistas), y el director de la revista Días Japón (Days Japan,), Ryuichi Hirokawa, se han arriesgado a acercarse al ayuntamiento de Futaba, a 2 km de la central nuclear de Fukushima Daiichi (a unos 270 kilómetros al noreste de Tokio), para medir la radiactividad con tres contadores Geiger.

Contacto con la Asociación Japonesa de JVJA que llevaron a cabo las mediciones: JVJA Móvil: 090 a 6101 -6113

El resultado no fue nada tranquilizador.

La radiactividad era superior a la capacidad de medición de algunos de los contadores Geiger (BEIGE COUNTR DZX2, Victoreen SI-209, y Myrat PRD-10)

La medición era diferente en los distintos contadores y alcanzaba 1000 micro Sievert / hora (1 mSv/h) que es la dosis “admitida” a que puede estar expuesta la población en un año.

Lo que significa que en sólo una hora, un ciudadano japonés recibe la dosis anual.

Los valores alrededor de la central según las autoridades japonesas fueron oficialmente del orden de 1,5 mSv / h.

Esto significa que el límite anual para la exposición de una persona (1 mSv) se alcanza en sólo 40 minutos de exposición.

Pero ten en cuenta que todos estos niveles de “dosis aceptables” son un fraude como discutimos más adelante.

Los niveles de radiactividad medidos por detectores oficiales alrededor del centro de Fukushima están disponibles (sólo en japonés).

Otras medidas a 80 km de la central de Fukushima Daiishi indicaron que el nivel de radiactividad alcanzado el domingo por la mañana era 400 veces superior a la normal en la prefectura de Miyagi.

La radiactividad medida en el centro nuclear de Onagawa era 700 veces mayor que la radiactividad natural.

La radiactividad liberada por la explosión del reactor Nº 1 de la central de Fukushima Daiichi se midió a 120 km de la planta en la central de Onagawa.
La agencia de seguridad nuclear japonesa cree que proviene de la nube radiactiva liberada por la explosión del reactor Nº 1 de la central de Fukushima Daiichi.

Funcionarios del Pentágono informaron el domingo que helicópteros volando a 60 millas de la planta recogieron pequeñas cantidades de partículas radiactivas.

Japón enfrenta la mayor catástrofe desde el inicio de la era nuclear.

Se ha decretado el estado de urgencia también en torno a esta central que es la más próxima al epicentro del terremoto debido al aumento de la radiactividad en su entorno.

Se advirtió que el corazón del reactor Nº 3 de Daiishi Fukushima podía seguir el mismo camino que el del reactor Nº 1 porque ya no se enfría, y que los otros tres reactores también estaban experimentando problemas de refrigeración.

La empresa operadora, Tokyo Elecytric Powe Co, TEPCO, reconoció antes de la segunda explosión que no podían conseguir que el reactor se enfriase: "Todas las funciones para mantener el nivel de refrigerante están estropeadas", dijo un portavoz del operador TEPCO y pidió al gobierno japonés que se estableciese el estado de emergencia también alrededor de esa central.

Segunda explosión

Tenía razón: en la madrugada del lunes 7:45 (hora local) otra explosión tuvo lugar en la estación nuclear Fukushima Daiichi, esta vez en el tercer reactor, a 200 metros del reactor que ya había explotado. La estructura externa del edificio del reactor se derrumbó junto con el techo.

Edano Yukio dijo acerca de la explosión: "la situación es similar a la del reactor 1 (que explotó el sábado)”, pero reconoció que “En el caso del reactor Nº 3 podemos ver un mayor nivel de radiación".

Este reactor funciona con un combustible llamado MOX. Es un compuesto particularmente tóxico y extremadamente peligroso hecho de óxidos de uranio y de plutonio recuperado mediante un proceso de reprocesamiento a partir del combustible nuclear usado. El MOX es doblemente peligroso porque además entra con más facilidad en fusión que los combustibles convencionales a base de uranio 235.

La fusión parcial de los corazones de dos reactores nucleares (1 y 3) de la planta de Fukushima Daiichi ha sido reconocida por el gobierno japonés.

Según la agencia oficial, la mitad superior del núcleo del reactor nuclear número 3 compuesto de plutonio, está expuesta al aire, lo que es una de las principales causas de la fusión de combustible. "Un funcionario de la Agencia de Seguridad Industrial y armas nucleares del gobierno dijo que la mitad de los casi 4 metros de barras seguían expuestos la noche del domingo".

Todos los 6 reactores de Fukushima Daiichi tienen graves problemas por averías del sistema de refrigeración.

Otro problema se produjo en la noche del domingo al lunes (hora local) en la central nuclear de Tokai en la prefectura de Ibaraki. La bomba de refrigeración del reactor 2 dejó de funcionar.

Tokai está mucho mas cerca de Tokio (solo a 120 km al norte) que las centrales de Fukushima Daiichi (a 250 km al norte de Tokio).

Recordemos que la central de energía nuclear Tokai tuvo un accidente nuclear en 1999, cuyas consecuencias fueron también minimizadas.

El lunes 14 de marzo 2011 el Pentágono reconoció que el portaaviones USA Ronald Reagan habría pasado a través de una nube radiactiva proveniente de Japón. Según fuentes oficiales, los miembros de la tripulación habrían recibido el máximo permitido para un mes en una hora.

La presencia de una nube radiactiva fue confirmada por las mediciones realizadas a 100 km de la central de Fukushima Daiichi, según el Pentágono.

Otro comunicado ampliaba la detección de la nube radiactiva por la Armada de Estados Unidos a 160 km al este de la central nuclear Fukishima Daiichi en el Océano Pacífico, arguyendo que por ese motivo se vio obligada a mover sus buques y aviones presentes en el área.

Sin embargo la agencia japonesa de seguridad nuclear, dijo el mismo día que el viento la dirigió "al oeste suroeste" en la zona central montañosa japonesa.

En contraste con esta extensión confirmada de la contaminación radiactiva la AIEA pretende que sólo 160 personas han sido expuestas a la radiactividad.

El lunes se informaba que el núcleo del reactor nuclear número 2 de la central de Fukushima Daiichi estaba completamente deshidratado, puesto que ya no se enfría se temía otra explosión de hidrógeno y la fusión total del corazón.

La temperatura y la presión de otros tres reactores (1, 2 y 4) se mantenía en situación crítica en la planta de energía Fukushima Daini (que se encuentra a sólo 11 millas del centro de Fukushima Daiichi).

TEPCO dijo que la radiactividad medida a 11 km de la planta era 260 veces superior a la normal a las 22 h 07 (hora local).

Tercera explosión

Una tercera explosión se produjo alrededor de la medianoche del lunes en el reactor Nº 2 de Fukushima Daiichi. El estado de las paredes de la contención del reactor es incierto, según la Agencia de seguridad nuclear, uno de cuyos funcionarios indicó que se trataba de una explosión de hidrógeno.

Según la Agencia de prensa Jiji, esta nueva explosión habría dañado el techo del reactor y el vapor se estaría escapando del edificio. Algunos miembros del personal han recibido instrucciones para evacuar el lugar.

La empresa Tokyo Electric Power (Tepco) reconoció que el nivel de radiación en la planta nuclear se ha cuadruplicado después de la explosión. La radiación medida a las 8:31 am hora local (0 h 31, hora europea) pasó a 8.217 microsieverts por hora mientras que era de 1.941 cuarenta minutos antes. La medida era de 9,4mSv/h en Fukushima Daini, a 11 km al sur de Fukushima Daiichi según Asahi.

(Imagen de satélite de los reactores que sufrieron las explosiones)

Las medidas preventivas no previenen

En unas horas la evacuación alrededor de la central se ha ampliado de 3 Km a 10 y a 20 Km.

210.000 personas han sido evacuadas de este perímetro de 20 km alrededor de las dos centrales de Fukushima, según la AIEA.

Los expertos, según las autoridades, han aconsejado a los japoneses que se encontraban en un radio mayor a los 20 km permanecer en sus casas y cerrar las ventanas por precaución.

Se está procediendo al reparto de yodo entre los que ya han sido evacuados y los que aún siguen en las zonas. Medida que sólo previene, en el mejor de los casos, la contaminación por yodo pero que resulta absolutamente ineficaz para evitar la contaminación por cesio, plutonio y otros elementos radiactivos mucho más peligrosos que el yodo. Por otra parte estos elementos tienen una vida media radiactiva muchísimo más larga que el yodo.

Todas estas medidas son ineficaces para prevenir la contaminación a largo plazo que permanecerá en el medio ambiente sumándose a la ya emitida desde que comenzó la locura atómica en 1945, y seguirán envenenándonos durante millones de años.

El fraude de la clasificación del incidente

El incidente fue clasificado por la Autoridad Europea de Seguridad en el nivel 4 en la escala INES, que tiene 7, correspondiente a un accidente nuclear de consecuencias locales.

Por ejemplo, el evento nuclear de Three Mile Island en 1979 fue clasificado como nivel 5, mientras que el de Chernóbil en 1986 fue de 7 en la escala INES, según explicó un funcionario de la agencia. Si por debajo de ese nivel se consideran "incidentes", a partir del nivel 4 se habla de "accidentes" nucleares. El nivel 4 califica los accidentes con consecuencias de alcance local, "que no entrañan riesgo importante fuera de la instalación", según la AIEA. El término "anomalía" es utilizado para los sucesos nucleares de nivel 1, mientras el nivel 2 se considera "incidente" y el 3 "incidente importante".

La asociación CHIIRAD ha denunciado la arbitrariedad de esta clasificación. (ver artículo siguiente).

Esta valoración se hizo antes de que se produjeran las explosiones y se midiera el aumento de la radiactividad a más de 160 km de la central.
El que la Marina de EE.UU., después de haber detectado radiactividad a esa distancia, esté huyendo es bastante significativo de la gravedad de la situación. 

Sin embargo, que sepamos, hasta ahora los organismos oficiales reguladores no han cambiado esta valoración del accidente que sirve de coartada evidentemente para minimizar su importancia.

Última hora: Mientras mandábamos este boletin el grado del accidente ha sido reclasificado a nivel 6.

Parte del accidente se podría haber evitado con la única medida preventiva posible
 

Japón tiene un total de 54 centrales nucleares ubicadas en 18 emplazamientos distintos, que suman 47.000 Megavatios (MW) de potencia eléctrica instalada. En 2010, la producción eléctrica de origen nuclear en Japón fue del 29%.

Esto significa que menos de un tercio de la energía en Japón es de origen nuclear. Pero el riesgo es muy alto, ya que muchos reactores nucleares claves están ubicados en zonas sísmicas. De hecho los accidentes han sido frecuentes en las plantas atómicas en la última década.

Es importante destacar que la planta de Fukushima fue construida en la década de 1970, llevaba cuarenta años funcionando y debería haber sido puesta fuera de servicio el mes pasado, pero su permiso de explotación fue prolongado por 10 años más.

Es decir, que parte de la catástrofe se podría haber evitado si se hubiese cerrado la planta como estaba previsto.

Éste es un detalle interesante para los españoles que disfrutamos ahora de una prolongación de la vida de nuestras viejas centrales nucleares. En lugar de prolongar su vida, lo razonable es exactamente lo contrario, abreviarla y salir de la locura nuclear cuanto antes.

Pero no basta con parar el programa nuclear español, hay que pararlo en todo el mundo.

Es oportuno que recuerdes que en España tenemos al lado 21 de los 58 reactores nucleares franceses que funcionan también con el peligroso MOX igual que el segundo reactor japonés que ha explotado.

El MOX contiene plutonio, y se utiliza en los centros nucleares de Gravelines, Dampierre, Blayais, Tricastin, Chinon y Saint Laurent.

Estos reactores son una auténtica espada de Damocles, ya que el plutonio que contienen es el elemento radiactivo artificial mas peligroso que se haya creado.

Peor aún, Francia amenaza con poner en funcionamiento un nuevo tipo de reactor: el EPR que utiliza una cantidad récord de plutonio en el combustible y que lo convertiría en el reactor más peligroso del mundo.

La oposición al uso de la energía nuclear militar o pacífica debe ser global porque la contaminación lo es.

La catástrofe en Japón ha provocado reacciones ya en otros países contra la energía nuclear, por ejemplo:

En Alemania, 60.000 personas formaron una cadena humana para protestar contra la energía nuclear. Según Jochen Stay, de la asociación Ausgestrahlt "los acontecimientos en Japón muestran de nuevo cómo la energía nuclear es incontrolable y peligrosa".

En Francia el domingo 13 de marzo se llevaron a cabo varias acciones, por ejemplo en París donde se reunieron en Trocadero 500 personas, pero también en otros lugares como Manche y Paca. Muchas organizaciones y asociaciones han respondido a la llamada de la coalición Sortir du Nucleaire y tienen previstas acciones de protesta en muchos otros lugares.

(imagen: Paris Trocadero)

En muchos otros países incluyendo EE.UU.ha habido protestas.

En España se han convocado también manifestaciones en varias ciudades.

La política del secreto

La industria japonesa aseguró al público japonés que estos reactores podrían soportar exactamente este tipo de eventos cuando se construyeron. Vemos ahora el resultado ...

El Gobierno de Japón aseguró que no se ha generado ninguna fuga radiactiva importante.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, afirmó que se habían liberado "mínimas cantidades de radiación" de la central de Fukushima.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que supuestamente es la referencia para todos los asuntos de la salud pública planetaria, ha hecho lo que debe hacer en materia nuclear y siempre ha hecho: Mentir: "En la actualidad, parece que los riesgos para la salud pública son muy bajos. Encontramos que el nivel de radiación es muy bajo" dijo Gregory Hartl, portavoz de la OMS.

¿Por qué?

Muy sencillo: desde los años 50 no puede hacer otra cosa ya que está ligada por un acuerdo a la AIEA que le impide hacer declaraciones, publicaciones e investigaciones en materia de contaminación radiactiva de forma independiente, como hemos denunciado muchas veces en la revista y en nuestros boletines.

(imagen: Denunciemos el acuerdo OMS – AIEA)

Pero expertos antinucleares han seguido expresando su preocupación.

"Hay muchas áreas que no están claras en las explicaciones del Gobierno, y por eso no podemos aceptar que la cosa esté clara" declaró a IPS el profesor Hiroaki Koiwa, del Research Reactor Institute en la Universidad de Kyoto.

Según el Dr. S. G. Vombatkere, ingeniero de civil structural dynamics de I.I.T, Madras, India: “la cantidad de radiación nuclear vertida en el agua de mar y la atmósfera, así como la que se liberará en las horas y días próximos, nunca se conocerá. La que está siendo descargada por las otras cuatro centrales nucleares afectadas es imprevisible”.

Reclamar transparencia a la industria nuclear es una ingenuidad

Es inevitable que se mienta. Desde el comienzo de su historia, el desarrollo de la energía nuclear, que fue militar durante sus 10 primeros años, se basó en la mentira y en el secreto, y esto no ha cambiado ni puede cambiar.
¿Te preguntarás porqué?

Muy sencillo, porque si la población supiese la verdad de los efectos del aumento de la radiactividad que se está acumulando, se opondría a su desarrollo.

La ocultación de los efectos de la contaminación radiactiva es un crimen contra la humanidad del que el primer responsable es el complejo militar industrial nuclear, los “expertos” científicos y las instituciones oficiales que elaboran estudios fraudulentos, y los medios de comunicación que los difunden.

El fraude de las dosis admisibles y de las mediciones

Las medidas de la contaminación radiactiva se están dando en milisievert por hora, que se considera una medida de la dosis absorbida. La medida considerada normal es como media de 300nSv/h (300nGy/h).

Pero es esencial entender que esta unidad no representa un indice fiable para evaluar el riesgo para la salud.

¿Por qué?

Mide radiactividad externa, cuando la más peligrosa para los seres vivos es la interna, donde las partículas de uranio o de plutonio inhaladas o ingeridas bombardearán a las células circundantes con radiaciones alfa muy energéticas. Estas irradiaciones internas pueden producir un efecto sobre células que no han sido impactadas directamente (bystander effect) y cambiar el material genético (inestabilidad genética) induciendo todo tipo de patologías, además del cáncer, que pueden tardar décadas o incluso generaciones en aparecer.

Esto es especialmente cierto para los elementos que tienen la mala costumbre de unirse a nuestro material genético (ADN) como el estroncio-90 y el uranio. Ver artículo de la LLRC en este dossier.

La dosis en el tejido local o en el ADN puede ser enorme, mientras que la dosis promedio registrada por un contador Geiger puede ser apenas perceptible”.

Una analogía ayuda a que hasta un niño pueda comprenderlo: ¿Es acaso lo mismo calentarse frente a un fuego que tragarse una brasa?

Además los aparatos de medición (contadores Geiger) miden radiactividad en el aire, cuando la más peligrosa es la que nos llega tras haber sido concentrada en la cadena alimenticia miles de veces y que se incorpora a nuestro cuerpo convirtiéndose en radiactividad interna.

El modelo de riesgos es un fraude

Estos efectos adversos de la radiación nuclear de bajo nivel sobre la salud han sido y siguen siendo sistemáticamente minimizados por todos los organismos oficiales, basándose en un modelo de riesgos que es un fraude científico demostrado.

Las declaraciones tranquilizadoras sobre los bajos niveles de radiactividad que no serían peligrosos son un fraude científico. Estas garantías que esgrimen todos los organismos oficiales sobre la ausencia de riesgos para la salud de la contaminación radiactiva se basan en el modelo de riesgo elaborado por la infame «Comisión Internacional o Protección Radiológica» (ICPR).

Pero el modelo de la ICPR está elaborado en base al fraudulento estudio sobre los supervivientes de Hiroshima y Nagasaki, que más de 50 años después siguen padeciendo las consecuencias.

Como hemos explicado reiterativamente, los fraudulentos estudios realizados por los mismos que habían perpetrado el crimen atómico en Hiroshima y Nagasaki sirvieron para establecer el gravísimo fraude científico de que las bajas dosis de contaminación radiactiva no son peligrosas.

- Ese modelo, utilizado por todas las agencias gubernamentales no es científicamente válido y está ampliamente desacreditado, como se puede comprobar por los trabajos de numerosos científicos expertos independientes mencionados en el libro del ECRR: Recomendaciones del Comité europeo sobre los riesgos de la radiación.

El aumento de las tasas de cáncer y leucemia tras el accidente de Chernobyl demostrado en Bielorrusia, Gales, Escocia y Suecia confirman el fraude de los cálculos de los organismos oficiales y las conclusiones del libro "Recomendaciones del Comité Europeo sobre riesgos de la radiación". La publicación de este informe de 47 científicos independientes del Comité Europeo sobre los Riesgos de la Radiación (ECRR) documenta bien el riesgo causado por las radiaciones de bajo nivel provenientes de centrales nucleares sobre los seres humanos, para las generaciones presentes y futuras.

Este modelo es el sostenido por la máxima autoridad internacional encargada supuestamente de proteger a los ciudadanos de los riesgos de la contaminación radiactiva: la «Comisión Internacional de Protección Radiológica» (ICRP), y es la base de la legislación actual sobre riesgos de radiación.

Pero, demostradamente, el «ICRP» es un organismo esencialmente anti democrático al servicio del lobby nuclear cuyos miembros se auto eligen al margen de cualquier control de la sociedad. Su función es proporcionar coartadas pseudocientíficas a la agencia de la ONU, «Agencia Internacional de Energía Atómica» («AIEA») que promociona el complejo militar industrial nuclear.

Las "recomendaciones" del «ICRP» son seguidas como la voz de su amo por todas las autoridades de protección radiológica, nuclear y sanitarias del mundo incluyendo en primer lugar a la Organización Mundial de la Salud, OMS.

El modelo del ICPR está en desacuerdo con los hechos demostrados por las observaciones científicas. Por ejemplo, según ese modelo el desastre de Chernobyl no puede haber causado los efectos en la salud de la población general que se han observado no sólo en Bielorrusia y en Ucrania sino en los países europeos donde se han detectado especialmente aumentos de las leucemias infantiles.

Recientemente en 2010, un informe publicado por la Academia de Ciencias de Nueva York reveló que la cifra de muertos a consecuencia de Chernobyl se acerca a 1 millón de personas, para el año 2005.

Lamentablemente la BBC citaba al Profesor Gerry Thomas afirmando:
“... aunque el desastre de Chernobyl (...) llevó a un aumento de casos de cáncer de tiroides, los únicos afectados fueron aquellos que viven en el área inmediata de la explosión y que eran jóvenes en el momento”.

Esto es absolutamente falso, por varios motivos:

El aumento de cáncer de tiroides se informó en los niños en Inglaterra y en los adultos que emigraron desde Bielorrusia a Nueva York.

- La contaminación de Chernobyl no sólo incrementó el cáncer de tiroides sino una amplia gama de patologías cancerosas, inmunitarias etc. El trabajo del profesor YABLOKOV de la Academia de Ciencias rusa es un excelente ejemplo de ello.

- El profesor SAMUEL S. EPSTEIN ha presentado un extenso meta-análisis de numerosos trabajos realizados en Estados Unidos que demuestran que las bajas dosis de radiactividad sí tienen efectos sobre la salud.

Samuel S. Epstein es profesor emérito de Medicina Ambiental y Ocupacional de la Universidad de Illinois en Chicago, Escuela de Salud Pública, Presidente de la Coalición de Prevención del Cáncer, y autor de más de 200 artículos científicos y 15 libros sobre el cáncer, alguno de los cuales hemos presentado en la revista.

- Hemos publicado un BOLETÍN, recientemente, en el que se recopilan numeroso estudios sobre los efectos nocivos para la salud de las bajas dosis de radiación, incluso en las poblaciones circundantes a las centrales nucleares que funcionan normalmente.

Además es muy importante recordar que las consecuencias de la contaminación radiactiva de las centrales no sólo se limitan al cáncer, hay también alteraciones inmunitarias y prácticamente de todos los sistemas orgánicos, incluyendo muertes prematuras y abortos.

Las alteraciones de la defensa inmunológica (es lo que llamamos “las defensas”) básicamente (pero no exclusivamente) se identifican con alteraciones de los leucocitos (glóbulos blancos) y especialmente con alguna de sus familias como los linfocitos NK (asesinos naturales) encargados de la defensa anti cáncer. 

El ejemplo de Hiroshima y de Chernobyl así lo demuestra porque se ha señalado hasta hoy un aumento de muchas de las patologías no cancerosas, aunque esto haya sido ocultado por los informes de la OMS. Es decir que ha habido una agravación del estado de salud general y cambios en todas las patologías aparte del cáncer.

El motivo fundamental es que la contaminación radiactiva produce demostradamente una inestabilidad genómica, es decir, que altera el material genético celular. Esa inestabilidad es uno de los pasos previos al cáncer pero además altera el funcionamiento de las células sin matarlas.

Entre todas las enfermedades y alteraciones de la salud ligadas a la contaminación radiactiva se ocultan especialmente las alteraciones genéticas. Es comprensible porque afectan a la herencia de las generaciones futuras.

Los conocimientos científicos físicos, biológicos y médicos actuales no se están aplicando, la «AIEA» y el «CIPR» siguen aplicando límites arbitrarios y acientíficos, ignorando las más recientes investigaciones que demuestran que no hay límite por debajo del cual las bajas dosis de radiación no son peligrosas

- Esto ha sido reconocido incluso por algunos organismos oficiales como un informe del 2005 realizado por un equipo especial de la Academia Nacional de Ciencias USA. Tras la revisión de cientos de artículos científicos, concluyó que NO HAY DOSIS DE RADIACIÓN LIBRE DE RIESGO

Este estudio científico es el más completo que existe dentro de los estudios oficiales sobre la materia, el Beir VII, ha sido realizado por el National Research Council (NRC), que es un organismo análogo al CSIC español.

El Beir VII sobre los "riesgos para la salud de la exposición a bajos niveles de radiación ionizante" reconoce finalmente lo que numerosos expertos llevan diciendo desde hace décadas. Esta conclusión no es ninguna novedad, lo que sí lo es es que haya sido elaborado por un organismo tan oficial que suele ocultar este hecho.

Reconocer que no existe ningún nivel por debajo del cual el aumento de la radiactividad sea inocuo, equivale a invalidar el modelo del «ICPR».

La catástrofe que está en curso en Japón nos recuerda una vez más la urgencia de denunciar que todas las “dosis admisibles” son inadmisibles.

Todos los estudios muestran que la contaminación por bajas dosis de radiactividad produce un efecto transgeneracional evidentemente inadmisible para cualquiera que conserve un mínimo de sentido común y de responsabilidad.

Información adicional

Para un seguimiento preciso de las consecuencias del accidente te recomiendo un blog, la red francesa "Sortir du nucléaire" [1], que está trabajando muy bien la información actualizándola constantemente.

En España la web Rebelión ha tenido la loable iniciativa de traducir en los últimos días algunos de sus comunicados.

CRIIRAD Commission de Recherche et d’Information Indépendantes sur la Radioactivité  [2]:

CRIIRAD

471 avenue Victor Hugo

26000 Valence

Tel: 04 75 41 82 50

Fax: 04 75 81 26 48

asso@criirad.org

En Inglaterra: Low level radiation campaign [3].

Riesgo de Fukushima

Low Level radiation campaing

Consecuencias potenciales sobre la salud de la explosión en el reactor de Fukushima en Japón

A continuación le ofrecemos consejos básicos para las personas que viven a sotavento de las emisiones de radiactividad.

En la BBC Radio 4’s del mundo este fin de semana, 13 de marzo, el Dr. Chris Busby habló sobre los efectos potenciales para la salud de la explosión de Fukushima.

Escucha aquí (el audio en inglés).

El sitio te indica cómo descargar el software para que puedas escucharlo: Entrevista al Dr. Busby de 9 minutos sobre los efectos potenciales para la salud de la explosión de Fukushima (audio en inglés): Dr. Chris Busby spoke about the potential health effects of the Fukushima explosion, BBC Radio 4’s The World This Weekend, 13th March.

El Dr. Busby dijo que las declaraciones tranquilizadoras que se están publicando ahora por fuentes oficiales y por los apologistas de la industria nuclear son exactamente las mismas que se emitieron hace 25 años, en el momento del accidente de Chernobyl.

Los riesgos se habían subestimado, como se demostró en posteriores estudios epidemiológicos.

Las declaraciones sobre riesgos para la salud supuestamente bajos se basan en las tasas de radiación gamma medidas en el perímetro del polígono.

Estas medidas no tienen en cuenta la radiación alfa que emiten los radionucleidos, tales como uranio y plutonio. Es especialmente preocupante que el reactor número 3 en Fukushima, que ahora tiene problemas, está alimentado con combustible de óxidos mixtos que contienen plutonio.

Las consecuencias para la salud de la exposición a los vertidos radiactivos de las centrales nucleares no pueden evaluarse con precisión mediante mediciones de la radiación en base a la dosis absorbida. Las autoridades minimizan los riesgos basándose en un modelo de riesgo radiactivo falso aconsejado por la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP). Es una respuesta exactamente igual de las que se dieron cuando la explosión de Chernobyl.

Los efectos del accidente de Chernobyl han sido devastadores y continúan afectando la salud de las poblaciones expuestas tan lejos de Chernobyl como Europa y los EE.UU.

En 2010, un informe publicado por la Academia de Ciencias de Nueva York reveló que la cifra de muertos se acerca a 1 millón de personas para el año 2005:

The truth about Chernobyl health effects. Chernobyl: Consequences of the Catastrophe for People and the Environment, by Alexey V. Yablokov, former Adviser for Ecology and Public Health to Russian President Mikhail Gorbachev; Vasilly B. Nesterenko, Director of the Belarussian Institute of Radiactive Safety (now deceased), and Alexy V. Nesterenko, the Institute’s senior scientist. Dec. 2009, 335 pages, published by the New York Academy of Sciences [4].

Las lecturas de dosis absorbida (milisievert) no pueden ser empleadas como medidas de riesgo ya que algunas sustancias radiactivas actúan desde dentro del cuerpo, con un riesgo especialmente alto para aquellas que se unen al ADN (por ejemplo, estroncio-90 y uranio).

La dosis en el tejido local o en el ADN puede ser enorme, mientras que la dosis promedio registrada por un contador Geiger puede ser apenas perceptible. (Más información: Cerrie Majority Report).

Si se producen cantidades significativas de radiactividad en los centros poblados por la nube radiactiva de Fukushima en cualquier país (por ejemplo, en el oeste de EE.UU.) el Comité Europeo sobre Riesgos de Radiación aconseja:

No crea las garantías de los asesores de protección radiológica que trabajen para cualquier gobierno. Se basan en un modelo obsoleto.

Se trata de un caso potencial a nivel de Chernobyl y debe ser considerado como muy grave.

Si es posible obtenga un contador Geiger o un detector de radiación similares, o lecturas de alguien que posee uno. Si las lecturas aumentan a más del doble de la radiación de fondo normal en su área o con un nivel de más de 300nSv/h(300nGy/h) a continuación:

Aléjese lo más pronto posible a una zona limpia. Si no es posible evacuar, permanezca en lugares cerrados y mantenga todas las puertas y ventanas cerradas durante el tiempo que los niveles de radiación sean más altos de lo normal. Trate de mantener la casa sellada en la medida de lo posible.

Beber agua embotellada, usar sólo la leche en conserva. Evitar los productos frescos del huerto. (Reconocemos que éste es un consejo difícil para la gente de Japón, donde la producción local es de importancia económica).

Espere más información en este sitio y en el del ECRR.

Información técnica sobre los aspectos de ingeniería en world nuclear news

Fuente: Fukushima risks. Riesgos de Fukushima

Traducción de Alfredo Embid.

El artículo completo, con referencias, notas y fotografías:

- "LO QUE NO TE CUENTAN SOBRE EL ACCIDENTE NUCLEAR EN JAPÓN", Alfredo Embid, Asociación de Medicinas Complementarias, Boletín Armas para Defender la Salud nº 108, 15-03-2011. - PDF.

Video desde un helicóptero de la central nuclear de Fukushima I

- LA PIZARRA DE YURI 17 de marzo de 2011 @ 19:41 · Categoría: Actualidad, Ciencia popular, Sociedad y civilización, Tecnología

Nota 7 sobre los accidentes nucleares de Fukushima

Imágenes tomadas por un helicóptero de TEPCO de los daños en la central nuclear de Fukushima I:

Fecha de creación: 17/03/2011.

Ver las fotografías satélite de Digital Globe [5], muy buenas, prácticamente cada dia, con un análisis “profesional” de las fotos.

(18 de marzo de 2011)

- "¿Qué es LA FUSIÓN DEL NÚCLEO?", iht, Indymedia Euskal Herria, 13-03-2011 & Enlaces: *¿Qué es la fusión de núcleo?, Sybille Golte y Pablo Kummetz, Deutsche Welle, 12-03-2011 *Alerta por riesgo de otra explosión en Fukushima, AFP- La Jornada, 13-03-2011 *Fukushima I Nuclear Power Plant, From wikipedia (13/03/2011).

(19 de marzo de 2011)

________________________________________
Documentos adjuntos

________________________________________
Palabras clave

© 2009 Géminis | Realizado por Dabne con SPIP | Diseño Basaburua |