Warning: array_shift() expects parameter 1 to be array, boolean given in /htdocs/public/www/config/ecran_securite.php on line 283 Géminis Papeles de Salud - Relación entre la epidemia de autismo en Estados Unidos y la vacunación infantil (1ª y 2ª parte)

Número aproximado de visitas a este artículo: 1453

Alfredo Embid, Armas para defender la salud
Boletín 45, 26 noviembre 2009
Boletín 47, 3 diciembre 2009

Relación entre la epidemia de autismo en Estados Unidos y la vacunación infantil (1ª y 2ª parte)

El doctor Alfredo Embid -coordinador de la Asociación de Medicinas Complementarias y de la revista Medicina Holística así como de los boletines armas para defender la salud y armas contra las guerras ...- denuncia desde el año 2002 la relación entre la vacunación, y muy especialmente el conservante etilmercurio o Timerosal, y el incesante aumento del autismo infantil que en Estados Unidos afecta ya a 673.000 niños, más de 1 de cada 100 niños y niñas y a 1 de cada 91 niños entre los 3 y los 17 años, lo que significa que se dispara y crece su prevalencia respecto a estimaciones anteriores. La reciente difusión pública de dos estudios, llevados a cabo por el departamento de salud y por los centros para el control de enfermedades (CDC), respectivamente, que han sido silenciados por la práctica totalidad de los medios de intoxicación masiva, corrobora sus afirmaciones, en las que coincide cada día más con gran número de reconocidos científicos e investigadores. Embid califica de epidemia la afección del autismo, ahora denominado en la jerga médico-farmacéutica trastorno del espectro autista (TEA); en su opinión también los trastornos de hiperactividad y de déficit de atención guardan estrecha relación con las vacunas. Aunque el Instituto de la Mente (Mind Institute) responsabiliza del aumento del autismo a las alteraciones del medioambiente, los centros e institutos de salud norteamericanos se centran en la investigación de las causas prenatales y perinatales: Las causas genéticas, las favoritas de los investigadores oficiales, tienen la inestimable ventaja, subraya Embid, de excluir los factores medioambientales como la contaminación por metales pesados (mercurio) en las vacunas, y exculpar así al complejo médico industrial que las produce. A pesar de que hay pruebas científicas irrefutables, revisadas por pares y publicadas en las revistas científicas de la inmunología, la neurología, la toxicología ... que prueban la relación directa entre la vacuna y el TEA. Alfredo Embid adelanta, para finalizar, que en la 2ª parte analiza diversos estudios experimentales recientes que demuestran la toxicidad de las pequeñas cantidades de mercurio similares a las usadas en las vacunas; entre los ejemplos que cita, destaca el Informe del Congreso sobre el mercurio en las vacunas y el Autismo, ignorado durante 6 años.

- "Epidemia de autismo en USA. Relaciones con la vacunación 2ª parte" Armas para defender la salud, Boletín 47, Alfredo Embid, 3 diciembre 2009

Relación entre la epidemia de autismo en Estados Unidos y la vacunación infantil (1ª y 2ª parte)

( Fotografías e imágenes: Armas para defender la salud. Boletín 45 )

Más de 1 de cada 100 niños en Estados Unidos tiene trastornos relacionados con el autismo según dos estudios del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y de los Centros para el Control (CDC)

Llevamos desde 2002 informando de que existen evidencias de que el aumento del autismo podría estar relacionado con la vacunación de los niños y especialmente con el conservante etilmercurio comúnmente conocido como Timerosal (ver lista de artículos publicados al final) [1].

Ahora varios estudios aportan más leña al fuego revelando una auténtica epidemia de autismo en Estados Unidos. Cada vez más científicos incriminan al mercurio como causa incluyendo estudios experimentales recientes. Estos nuevos estudios confirman las conclusiones de un informe del Congreso de los Estados Unidos que lleva 6 años silenciado (ver su análisis en la segunda parte).

La epidemia de autismo en USA

Las conclusiones de dos estudios del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y de los Centros para el Control (CDC), que se han dado a conocer en octubre 2009, indican que los padres estadounidenses actualmente tienen más de una oportunidad sobre cien de tener un hijo con un trastorno del espectro autista (TEA). Como los niños tienen cuatro veces más posibilidades de verse afectados, sus oportunidades suben a 1 de cada 60 [2].

Si unimos esto a la epidemia de hiperactividad y trastornos de déficit de atención, el panorama es bastante siniestro.

El estudio de los Centros para el Control CDC

El 2 de octubre de 2009, Kathleen Sebelius, Secretaria de Salud y Servicios Humanos (HHS), dio a conocer a la prensa y a cerca de 50 miembros de la comunidad del autismo, un estudio inédito de los CDC (Centros para el Control y prevención de enfermedades) que no se publicará antes de finales de este año. El estudio muestra que la incidencia de los trastorno del espectro autista (TEA) en niños de 8 años de edad nacidos en 1996 era de 1 en 100.

Los dos estudios anteriores realizados por la agencia sobre los niños nacidos en 1992 y 1994 estimaban que la incidencia era de 1 en 150.
En su intervención Kathleen Sebelius anunció que la "prevalencia del autismo podría ser incluso más importante de lo que previamente se pensaba" pero también dijo contradiciéndose: "No sé si ha aumentado, y esperamos hacer frente a estos misterios", antes de terminar su charla rápidamente [3].

David Kirby observó que la reacción de los medios de comunicación a los últimos datos del CDC fue "bastante indiferente. Pero las implicaciones de las nuevas cifras son cualquier cosa menos triviales, son aterradoras [4].

El estudio del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS)

El 5 de octubre, la revista "Pediatrics" (Pediatría) publicó los resultados de la encuesta "2007 National Survey on Child Health" de la Oficina de Salud Infantil del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) [5].

El estudio de la Academia Americana de Pediatría en realidad es un estudio en colaboración con otros científicos de muchas agencias gubernamentales diferentes, incluyendo: La Salud Materna e Infantil Oficina del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el Centro Nacional para Estadísticas de Salud en el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Centro Nacional de Defectos Congénitos y del Desarrollo discapacidad en el marco CDC Massachusetts General Hospital for Children, Harvard Medical School.

Métodos: El diagnóstico de TEA en EE.UU. entre los niños de 3 a 17 años se estimó a partir de la Encuesta Nacional de Salud 2007 para la Infancia sobre los niños de 3 -17 (años de nacimiento 1990-2004). Un niño se considera que tiene trastorno del espectro autista TEA, si el padre / tutor informó de que un médico u otro profesional de la salud había diagnosticado que el niño padecía TEA y que el niño tiene actualmente la condición. Se retuvieron los niños que cumplían ambos criterios. Se examinaron los factores sociodemográficos asociados actuales y pasados del diagnóstico del trastorno del espectro autista TEA. Los datos de la encuesta nacional sobre la salud de los niños se recogieron a partir de entrevistas telefónicas aleatorias (al azar) a 78.000 padres que informaron de que su hijo había sido diagnosticado y sigue teniendo trastorno del espectro autista TSA. Aunque esta metodología del estudio ha sido criticada, los resultados no están muy distantes de los de otros informes recientes.

Resultados: La prevalencia de trastorno del espectro autista TEA actual fue de 110 por 10.000. Se estima que 673.000 niños de EE.UU. han sido diagnosticados.

Esta encuesta reafirmó estudios anteriores que muestran que los niños tienen cuatro veces más probabilidades que las niñas de estar afectados en la infancia. Las cifras para los chicos son de ¡¡¡ uno de cada 58 !!!

Los niños negros y multirraciales tenían menos probabilidades que los niños blancos de tener trastorno del espectro autista.

Casi el 40% de los que alguna vez fueron diagnosticados con trastorno del espectro autista no tienen actualmente la condición; los niños negros eran menos propensos que los niños blancos a tener trastorno del espectro autista actualmente. Las razones de este fenómeno puede deberse a un mal diagnóstico a una edad temprana que más tarde fue descartado, ¿por motivos económicos? ¿o bien se recuperaron?

Conclusiones: la prevalencia es más alta que en las estimaciones previas de EE.UU.

En los años de nacimiento 1999-2001 había diagnosticados 54% más que los nacidos entre 1990-1992. Sin embargo, de los niños nacidos entre 1996-1998 había 83% diagnosticados más en comparación con el año de nacimiento 1990-1992.

El resultado, en resumen, fue que entre los niños de 3 a 17 años 1 de cada 91 es autista.

La incidencia de autismo en Estados Unidos se ha elevado espetacularmente a 1 de cada 91 niños en comparación con la anterior estimación de 1 a 150.


Porcentaje de aumento del autismo en USA  [6].

El cambio de los criterios diagnósticos

Los criterios de diagnóstico han sido modificados en 1994.

Publicado en 1994, la 4 ª edición de “la Biblia” de la ortodoxia psiquiátrica el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Health Disorders (DSM-IV), Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Salud, ha ampliado los criterios diagnósticos del autismo denominándolo Trastorno del Espectro Autista (TEA) para incluir junto con el autismo propiamente dicho, el síndrome de Asperger y los trastornos del desarrollo no especificados de otro modo denominados PDD-NOS.

El conjunto se caracteriza por alteraciones a lo largo del crecimiento en los campos social, comportamental y relacional.

Según los CDC, las personas con trastorno del espectro autista TEA "tienen deficiencias significativas en las habilidades sociales y relacionales. Comportamientos a menudo repetitivos e intereses inusuales" [7].

Incluir el autismo en este saco mucho más amplio denominado trastorno del espectro autista (TEA) ha originado naturalmente un aumento de los diagnósticos.

Éstos a su vez son muy cuestionables y cuestionados efectivamente por los afectados.

Especialmente en el caso del síndrome o trastorno de Asperger que se introdujo en el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición en 1994 (DSM-IV). La etiqueta se aplica a personas que no son empáticas, tienen una "ceguera emocional" y un déficit de comunicación. Tienen frecuentemente un déficit del control voluntario de la mímica facial y hacen muecas sin darse cuenta. Su inteligencia está más orientada al mundo de las cosas y están obsesionados con actividades que no requieren de una interacción social y que les permiten el aislamiento, etiquetadas como "intereses inusuales".

En resumen una polémica que está lejos de haber sido resuelta.

Gráfico del aumento hasta 2006.  [8]

Hay quienes opinan que en realidad no hay un aumento del autismo sino que ese aumento se debe a ese cambio en las formas de diagnosticarlo. El Dr. Thomas R. Insel, director del Instituto Nacional de Salud Mental y presidente del Comité de Coordinación Interinstitucional del autismo, dijo cautelosamente "¿Qué causa el aumento no está muy claro ... No se sabe si hay más niños afectados o si son sólo los cambios en nuestra capacidad de detectar". Pero reconoció "La preocupación aquí es que, enterrado debajo de estas cifras, hay un aumento real" [9].

Este argumento hace agua por varios motivos:

En primer lugar el aumento lleva años produciéndose antes de que se produjeran los cambios en los criterios diagnósticos. Por ejemplo:

Según el Departamento de Salud de California [10] los casos de autismo por cada 1.000 nacimientos han evolucionado así:

0,44 en 1980

6,7 en 1992

6,6 en 1994

Esta última fecha es importante porque en ella se produjo precisamente el cambio en los criterios diagnósticos del DSM-IV.

Autismo en las escuelas USA hasta 2003  [11].

En segundo lugar porque después de que se produjeran esos cambios los casos también han seguido aumentando y siguen haciéndolo cada vez mas rápido.

Aumento de los casos de autismo en USA hasta 2007 por 1.000 (con edades de 6 a 17 años)  [12].

Por ejemplo, en el estado de Indiana, que está especialmente afectado, según los datos facilitados al Ministerio de Educación por las escuelas públicas, hay un aumento del número de niños inscritos en educación especial en la categoría de "autistas".

En junio de 2009, según Cathy Pratt [13], director del Centro de Recursos de Indiana y presidente de la Sociedad Nacional de autismo de Estados Unidos, la evolución de los estudiantes que cumplían con los requisitos de la categoría de la TSA fue la siguiente:

- en 2007 1 / 128

- en 2008 1 / 113

- en 2009 1 / 101

Así que el argumento de que el aumento se debe solamente al cambio en la definición y los criterios diagnósticos no se sostiene.

Además a principios de este año, un estudio realizado por el Instituto de la Mente "Mind Institute" de UC Davis, mostró que el aumento del autismo en los niños de California no se debió a un mejor diagnóstico. El Instituto de la Mente encuentra que el aumento del autismo es auténtico y señaló como culpable a las alteraciones del medio ambiente [14].

¿Cual es la causa ?

El Dr. Christopher McDougle, investigador de autismo y presidente del departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana: "Honestamente, si alguien fuera a dar una conferencia sobre la etiología del autismo, sería pura especulación ... No hay nada que se conozca".

Naomi Swiezy, fotografía de Steven Higgs .

Lo mismo viene a decir Naomi Swiezy, directora clínica del Centro cristiano Sarkine de Tratamiento del autismo en Indianápolis, igualmente reconoce que “los tratamientos del autismo hoy solo se dirigen a los síntomas, no a las causas. Nadie sabe la causa [15].

La investigación se ha centrado en las causas prenatales y perinatales, porque los síntomas autistas aparecen más frecuentemente al año o año y medio.

Clasificación de las causas posibles del autismo

1- causas prenatales:

Causas genéticas que producen el desarrollo anormal del cerebro.

Daños al feto asociados con las drogas o medicamentos que tomó la madre.

Infecciones en el útero durante el embarazo.

2- causas perinatales:

prematuridad

falta de oxígeno en el cerebro

parto prolongado

infecciones

3- causas psicológicas:

La "madre nevera". El Dr. Leo Kanner, psiquiatra austriaco que identificó por primera vez el autismo en 1943, en 1949, citó la "falta de calor materno" y la "frialdad de los padres", como una causa, aunque esta hipótesis es muy cuestionable. En todo caso puede ser un actor agravante pero no causal.

Mucho más probable como causa primaria es la contaminación ambiental y médica.

Las causas genéticas, que son las favoritas de los investigadores oficiales, tienen la inestimable ventaja de excluir los factores medioambientales como la contaminación por metales pesados (mercurio) en las vacunas y exculpar al complejo médico industrial que las produce.

Fotografía Dr. Christopher silla McDougle

Otros creen que se debe a una combinación de los diferentes grupos de causas.

El Dr. McDougle, jefe de la sección de psiquiatría infantil y adolescente del Departamento de Psiquiatría de IU, en la facultad de Yale, la clínica más grande de autismo en Estados Unidos, en el Hospital para Niños Riley en Indianápolis opina que un número creciente de investigadores creen que el autismo es provocado por "contacto con el medio ambiente" en individuos genéticamente predispuestos.

Hoy la relación mercurio–trastornos neurológicos y autismo está cada vez más documentada .

No se trata de investigadores marginales que afirman que hay una relación directa entre la vacunación y trastornos del espectro autista (TEA). Hay pruebas científicas irrefutables, que han sido publicadas en las revistas científicas revisadas por pares (peered reviewed) de la inmunología, la neurología, la toxicología, etc. Un ejemplo de ello es el reciente estudio experimental en animales y cultivos tisulares publicado en la revista "Toxicological and Environmental Chemistry" que demuestra la toxicidad de las pequeñas cantidades de mercurio análogas a las que se usan en las vacunas [16]. Otro ejemplo es el Informe del Congreso sobre el Mercurio en las vacunas y el Autismo ignorado durante seis años [17]. Los analizaremos en la segunda parte, con otros que llegan a la mismas conclusiones.

Entre tanto puedes ir encargando

¡El juego de estas navidades!

Juego de la vacuna de la gripe.

Vacuna de la gripe a tus padres y crea tus propias enfermedades

Entrevista con Alfredo Embid

- Artículos publicados en la revista de Medicina Holística sobre el autismo:

Seroussi K.: Nosotros curamos el autismo de nuestro hijo Revista nº72 (2004)

Embid, Alfredo: La vacuna triple vírica asociada a 170 casos de autismo Revista nº66 (2002)

Embid, Alfredo: Los pesticidas causan autismo Revista nº78 (2008)

Embid, Alfredo: Magnesio y vitamina B6 para el autismo Revista nº78 (2008)

Dr. Bernard Rimland: Lo que he aprendido sobre el autismo: cuatro décadas y media como padre e investigador Revista nº77 (2007)

Jule Klotter: Caso federal de vacunas autismo Revista nº79 (2009)

Jule Klotter: Ácidos grasos omega 3 y autismo Revista nº79 (2009)

Jule Klotter: Pesticidas y autismo Revista nº79 (2009)

Jule Klotter: Dieta sin gluten ni caseína y autismo Revista nº79 (2009)

Jule Klotter: El DMG y el autismo Revista nº79 (2009)

Jule Klotter: Autismo y metil B-12 Revista nº79 (2009)

Tony Edwards: Ondas cerebrales el eslabón del autismo Revista nº79 (2009)

- Fuente: Asociación de Medicinas Complementarias

Invención de la epidemia de Sida: Alfredo Embid

(4 de diciembre de 2009 y 14 de abril de 2010)

________________________________________
Notas

[1Alfredo Embid: La Vacuna triple vírica asociada a 170 casos de autismo. Revista Medicina Holística Nº 66. 2002 Sección de Breves.

[2Steven Higgs: Autism spikes, toxic pollution suspected. 1 de noviembre 2009.
web.

[3Kirby. “Age of Autism. Huffington Post”. 5 de octubre.

[4David Kirby. Huffington Post. 9 de octubre. Huffington Post. web.

[5Kogan MD, Blumberg SJ, Schieve LA, Boyle CA, Perrin JM, Ghandour RM, Singh GK, Strickland BB, Trevathan E, van Dyck PC: Maternal and Child Health Bureau, Health Resources and Services Administration, US Department of Health and Human Services, Rockville, Maryland; Pediatrics. Oct (2009). PMID: 19805460.

[6.Web.

[7Steven Higgs: Flambée d’autisme aux États-Unis. 3 novembre 2009. Counterpunch Noviembre 2, 2009.

[8.web.

[9Dr. Thomas R. Insel entrevista Chicago Tribune y Associated Press citadas en Steven Higgs: Flambée d’autisme aux États-Unis. 3 novembre 2009. Counterpunch.

[10Steven Higgs:Flambée d’autisme aux États-Unis. 3 novembre 2009. Counterpunch Noviembre 2, 2009.

[11.web.

[12.web.

[14One in 91 Children in the United States Has Autism. October 9, 2009. web.

[16Geier D, King P, Geier M: “Mitochondrial dysfunction, impaired oxidative-reduction activity, degeneration, and death in human neuronal and fetal cells induced by low level exposure to thimerosal and other metal compounds.” Toxicology and Environmental Chemistry. Volume 91, Issue 4, June 2009.

[17“Mercury in Medicine: Taking Unnecessary Risks,” Informe de la Subcomisión de Derechos Humanos y Bienestar del Gobierno de los Estados Unidos.

________________________________________
Documentos adjuntos

________________________________________
Palabras clave

© 2009 Géminis | Realizado por Dabne con SPIP | Diseño Basaburua |