Warning: array_shift() expects parameter 1 to be array, boolean given in /htdocs/public/www/config/ecran_securite.php on line 283 Géminis Papeles de Salud - Vacunas y degeneración genética según Louis de Brouwer

Número aproximado de visitas a este artículo: 1049

Vacunas y degeneración genética según Louis de Brouwer

Louis de Brouwer era doctor en medicina y biólogo molecular, consultor internacional para la Salud y la Ecología de la ONU y la UNESCO, y hasta su fallecimiento miembro director de la Sociedad Internacional de Médicos para el Medio Ambiente, que en 1999 contaba con 60.000 médicos afiliados de 102 países. Junto a otras voces discrepantes con la versión oficial sobre el sida y sus causas y tratamientos, Brouwer intervino con dos ponencias, la primera (Sida, 20 años después ---Sida, guerra bacteriológica y vacunas según Louis de Brouwer--- y la segunda (Las vacunas, error médico del siglo) que aquí plasmamos, en las jornadas desarrolladas en Madrid con motivo de la 15ª edición de BioCultura, organizada por la Asociación Vida Sana en octubre de 1999.

Igual de rotundo que cuando disertó sobre el sida, Louis de Brouwer comenzó su ponencia con un ejemplo significativo, haciendo referencia a las medidas adoptadas contra los detractores de las vacunas en un simposio organizado en Suiza en 1976 por los laboratorios farmacéuticos. Entre otras: "Acusar a los detractores de incompetencia y celos, impedir que los oponentes a las vacunas tengan acceso a los medios de comunicación; hacerles aparecer como anarquistas o comunistas, hoy como fascistas, neonazis o miembros de sectas, para desprestigiarles".

A continuación argumentó contra los fabricantes de vacunas: actualmente en Europa y restantes países desarrollados 1 de cada 3 personas sufre una enfermedad crónica mientras las otras 2 tampoco están sanas sino que tienen diversas afecciones benignas o graves no crónicas, entre los 30 y los 60 años la medicina no cura a los enfermos sino que proporciona tratamientos tan sólo paliativos.

Caracterizó la compra de medicamentos y los análisis que se realizan como: "Inútiles, fondos de comercio de los laboratorios farmacéuticos". Si ya son muy numerosas las muertes antes de los 65 años por cáncer o enfermedades crónicas, en las edades comprendidas entre 1 y 30 años hallamos el máximo de personas frágiles, enfermas, minusválidos físicos, motores y mentales.

Debilidad genética

Brouwer consideró que con los progresos habidos en la medicina en los 30 últimos años, en la higiene, alimentación y obstetricia, ...: "Esta población no tendría que sufrir de esos males, sino que tendría que ser sana, robusta, desarrollada intelectualmente. Pero vemos otra cosa".

Para responder al por qué, "Es necesario contemplar a la generación precedente, a los genitores que han transmitido genes alterados y con su código genético modificado. Lo que es debido a las sustancias químicas de los alimentos y de los medicamentos, a la polución general y nuclear, a las condiciones generales de vida. También a la polución vacunal directa, de la que nadie quiere hablar. La vacuna, acto más importante que el bautismo o la circuncisión, ha generado una religión, la vacunal, que sustituye a otras religiones y que se basa en un acto de fe en la omnipotencia médica".

En su opinión, si ha habido pocos cambios en las condiciones climáticas en Europa en los últimos 60 años, a pesar de la contaminación del suelo y del aire y de los accidentes nucleares con el aumento de la radiactividad en la superficie del planeta, estos factores de polución no son suficientes para provocar mutaciones genéticas, no para explicar la deriva genética actual en la población occidental. Hay otras causas para la degeneración de la especie: "Las vacunas, factor de degeneración de la especie humana, consecuencia del cambio de un cuerpo organizado que adquiere otras características que le son desfavorables".

En las distintas especies, prosiguió, las células y microorganismos tienen un proceso inmune propio frente a los agentes internos y externos, para evitar las mutaciones genéticas. Si hay una buena adaptación del organismo a su entorno y los genitores están sanos, se producirá el nacimiento de organismos perfectamente sanos. Pero si los genitores no cuentan con un buen sistema inmune, sino que están presentes virus y retrovirus, aunque sea como testigos mudos, son transmitidos a sus descendientes: "Se transmiten porque están presentes en nuestras células y en nuestro código genético".

Hay unas condiciones particulares y necesarias para que despierten los virus que todos llevamos dormidos. Los virus y retrovirus normalmente están mudos. Si el sistema inmune funciona, no los elimina pero sí elimina su virulencia y restringe su material genético. Los genitores están sanos aunque lleven virus y retrovirus dormidos que transmiten mudos a sus hijos. Sus descendientes contactan con virus y bacterias patógenas (varicela, rubéola, paperas, viruela, peste, cólera). De ahí la "Importancia del medio ambiente, de las condiciones de higiene y nutrición, en la génesis de muchas enfermedades infecciosas. Si hubiera en toda la humanidad las condiciones adecuadas de higiene, nutrición, ..., no habría epidemias ni enfermedades infecciosas".

Por debilitamiento del sistema inmunitario de los organismos, se generan y regeneran los virus dormidos, que prosiguen así su evolución.

Inutilidad, peligrosidad y criminalidad de las vacunas

Según Brouwer, cuanto más industrializado está un país, más vacunas inútiles son aplicadas en ese país.

En el tercer mundo, con poblaciones malnutridas y debilidad y fragilidad de su sistema inmunitario, la OMS ha realizado campañas masivas de vacunación, sin distinguir o discriminar el sistema inmune de las personas: "Actualmente se reconoce por muchos científicos el peligro grande de las vacunas en individuos frágiles inmunitariamente".

Brouwer distinguió entre los países desarrollados: "Donde las vacunas son inútiles y peligrosas" y los países en desarrollo: "En los que la vacunación es un acto criminal", si bien en ambos casos: "La vacunación es un acto de dictadura médica y económica sobre los más débiles y quienes soportan unas condiciones de vida más desfavorables. Las organizaciones sociales y humanitarias, la OMS, el cuerpo médico, y también los ciudadanos a causa de la desinformación, estamos participando en la degeneración de la especie. El sistema de vacunaciones es una bomba retardada, a cargo de los fabricantes de vacunas, médicos y responsables de la salud".

A la OMS, bajo la influencia de grupos de presión como los fabricantes de vacunas, representados en esta organización por médicos muy bien pagados: "Sólo les interesa el provecho, se ríen del estado de salud de la población mundial, especialmente de la de los países del tercer mundo. No se hace seguimiento sobre la eficacia de las vacunas, las estadísticas al respecto son totalmente inventadas. Se constatan sus peligros, afecciones y muertes, que son silenciados por fabricantes de vacunas y médicos".

Citó al respecto el resultado, muy convincente, del expediente 651/1980, de Ginebra (Suiza) realizado por un grupo de expertos de la OMS sobre el seguimiento riguroso durante siete años y medio a dos grupos (vacunados en el programa de vacunaciones contra la tuberculosis entre 1968 y 1971 en la India, y no vacunados): había tantos casos de tuberculosis en los vacunados como en los no vacunados, textualmente: "La vacuna de la tuberculosis no confiere ninguna protección en siete años y medio. (Por el contrario) La tuberculosis atacó más a quienes habían reaccionado a la tuberculina que a quienes no se habían vacunado".

A pesar de ello, se continúa vacunando contra la tuberculosis. En Francia sin ir más lejos, por ejemplo, la vacuna es obligatoria, con sanciones penales y legales si se rechaza.

Igualmente está en cuestión la vacuna contra la rubéola, que se administra en la triple vírica: "Cada vez hay más pruebas de su relación con el autismo".

Sobre la posibilidad o no de una vacuna contra el sida, Brouwer estima que: "El virus del sida tiene dos partes, humana y animal. Por ello no puede haber vacuna contra ese virus".

Libertad de vacunación

Tras prevenir contra la vacuna de la hepatitis B ---"La OMS quiere erradicarla del planeta, como antes hizo contra la viruela, antes del año 2015, a través de la vacunación masiva de todos los habitantes del planeta"--- y sus múltiples posibles efectos secundarios, se refirió al márgen de beneficios: "En Francia el coste de fabricación de la vacuna contra la hepatitis B es de 18 ptas y su precio de venta es de 3.500 ptas. por ampolla. El margen de ganancia de los Laboratorios Pasteur en 1997 fue de 12.000 millones de ptas. La vacuna, gratuita para la gente, es pagada por la Seguridad Social".

Exigió la libertad de vacunación, que los médicos (obligados por su Código Deontológico) denuncien a los laboratorios por los efectos secundarios adversos de las vacunas, para finalizar afirmando: "El que no utiliza la verdad, se hace cómplice de los embusteros".

(artículo publicado en Espacio Humano nº 27, enero de 2000)

Louis de Brouwer

(Actualización, 27 de octubre de 2014)

________________________________________
Notas
________________________________________
Documentos adjuntos

________________________________________
Palabras clave

© 2009 Géminis | Realizado por Dabne con SPIP | Diseño Basaburua |